Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

O’Higgins festejó en el CAP pese al estado de la cancha y el buen juego de Huachipato.

Comparte esta noticia

Anuncios

Por: Ricardo Obando.

O’Higgins consiguió un premio a la paciencia. La cancha barrosa, por sectores anegada debido a la fuerte lluvia que cayó previo al encuentro y el poderío del rival, fueron escollos que logró superar de muy buena forma para volver a Rancagua con tres puntos de oro.

Este domingo, en el estadio CAP, el “Capo” superó por 0-1 a Huachipato mostrando otra faceta, la de soportar muchas cosas en contra para salir victorioso de una cancha que siempre le viene bien.

En el primer tiempo, los pupilos de Dalcio Giovagnoli se ajustaron a un partido incómodo. Los locales, conocedores del campo de juego, se mostraron mejores a la hora de crear fútbol, pero las acciones de gol fueron escasas. Quizás las con más peligro corrieron por cuenta Javier Altamirano y Cristian Cuevas.

En el otro arco, solo una. Francisco Arancibia pudo anotar en una contra cargada por la izquierda, pero definió mal. Y eso fue todo en la primera mitad. Poco fútbol, pocas llegadas, y mucha refriega.

UN PENAL PARA FESTEJAR

 

En el segundo lapso, la actitud de rancagüina fue otra. El equipo de Giovagnoli salió a apretar la salida de su rival y rápidamente le dio réditos.

Con un par de llegadas, pasaron poco menos de 10 minutos hasta que una aparición de Francisco Arancibia por la izquierda terminó en un lanzamiento penal. Cuando el delantero estaba presto para sacar el centro, cerró su carrera Ignacio Tapia y el juez del partido cobró la pena máxima.

Allí, frente a Gabriel Castellón, se paró Marcelo Larrondo y el ex River Plate definió con clase. Fuerte y arriba, sin opción para el meta dueño de casa.

 

O’Higgins dio caza a Audax Italiano en la cima de la tabla de posiciones. El conjunto celeste jugará el próximo viernes su siguiente partido por el Torneo Nacional.

 

Y tras eso, los rancagüinos tuvieron que ponerse el overol para soportar la presión. El conjunto de Juan José Luvera hizo todo para poder emparejar las acciones, pero no fue capaz.

Anuncios

Cinco cambios para tratar de meter a O’Higgins aún más atrás. Lo logró, pero sin la claridad para batir a un Augusto Batalla que fue clave para mantener su arco en cero. Lo mismo Matías Cahais, que despejó cuanto balón cayó al área celeste.

A la postre, un triunfo revitalizador para el “Capo”. Nuevamente de visita, donde se siente más cómodo. 12 puntos son los que acumula O’Higgins en la tabla y ahora, con semana corta, tendrá que preparar el duelo del próximo viernes frente a Unión Española en el estadio El Teniente de Rancagua.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios