Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Estudio busca evitar la exclusión de estudiantes de Coltauco debido a la Pandemia.

Comparte esta noticia

Anuncios

La pandemia trajo consigo una modalidad de clases a distancia que, como han señalado varios estudios, repercute en la calidad de los aprendizajes. Además, producto de las complicaciones asociadas a la conectividad y disponibilidad de recursos tecnológicos, muchos estudiantes, especialmente los que viven en situación de vulnerabilidad social y en lugares de difícil acceso geográfico, se distanciaron progresivamente del sistema educativo.

Ante este complejo escenario la Fundación Educacional Oportunidad, institución que acompaña el trabajo comunal en educación inicial, a través de su programa “Un Buen Comienzo”, plantea la necesidad de cambiar la mirada sobre la asistencia escolar bajo el concepto de “participación”. Este concepto permitiría abordar la asistencia escolar tanto desde la perspectiva de educación remota o híbrida.

“No ha sido fácil en Coltauco lograr involucrar a todos los integrantes del hogar juntos a los estudiantes, es una tarea de todos y el apoyo a los padres o apoderados es muy importante”, señaló Rubén Jorquera Vidal, alcalde de Coltauco. La primera autoridad comunal también agregó que “estamos muy esperanzados por obtener buenos resultados en este estudio, y lograr mejorar la calidad de la educación de nuestros niños y jóvenes”.

La jefa del programa de Asistencia de la fundación, Yanira Aleé, explica que “abordamos la participación como el contacto frecuente de los estudiantes con la escuela, ya sea de forma presencial o virtual, para involucrarse en el desarrollo de experiencias de aprendizajes, es decir, un contacto con un foco pedagógico con los estudiantes y con el objetivo de evitar en una definitiva deserción”.

“La modalidad de participación -presencial o virtual- no tiene los mismos resultados esperados en el aprendizaje y desarrollo socioemocional, sin embargo, lo importante es exponer a los niños a experiencias de aprendizaje que se pueden dar a través de una clase online, de las actividades que les envíen por Whatsapp o de guías impresas que se repartan en los hogares. Lo importante es que los estudiantes tengan una retroalimentación y vínculo con los equipos educativos”, agregó.

Para llegar a esta nueva mirada, se trabajó con representantes de otras fundaciones, del Ministerio de Educación y con escuelas municipales de las regiones Metropolitana, Coquimbo y Magallanes. En dichas reuniones se analizaron las causas de la poca participación de los estudiantes y se diseñaron ideas que serán probadas en distintos contextos escolares.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios