Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

OPINION: Desertificación y sequía ¿Cómo podemos ayudar?

Comparte esta noticia

Anuncios

Durante cientos de años de evolución, las especies han aprendido a adaptarse a diferentes variaciones climáticas, pero la desertificación y la escasez del recurso hídrico, que se ha intensificado con el tiempo, está llevando al límite el equilibrio de nuestros ecosistemas

La sobrexplotación de la tierra, la deforestación, el sobrepastoreo y las malas prácticas de riego son factores negativos que contribuyen en acelerar los procesos de desertificación y sequía, disminuyendo drásticamente la regeneración y productividad de nuestros suelos, aumentando los problemas de aridez y otros eventos extremos. Según un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, los eventos extremos impactan principalmente en los sectores agrícolas, que padecen un 63% de las repercusiones de catástrofes.

¿Cómo podemos ayudar a disminuir los efectos de la sequía y la desertificación? A nivel país debemos implementar un efectivo plan de modernización y eficiencia de riego de la agricultura nacional. Siendo el sector agrícola quien utiliza el 72% del agua consuntiva en Chile, solo el 24% de las hectáreas productivas utiliza sistemas eficientes de riego.

Es necesario discutir con prioridad sobre la correcta administración y gestión de nuestros recursos hídricos, ordenando la institucionalidad y gobernanza del agua con políticas públicas robustas que regulen la gestión por cuenca, mejorando la recolección, acceso a la información, y coordinación de todas las instituciones para todos los usos.

Junto a lo a anterior, es necesario brindar mayor capacidad tecnológica a las organizaciones de regantes para analizar las reservas de nieve y glaciares, y prever la real cantidad del recurso hídrico disponible con la cual diseñar estrategias correctas para administrar este recurso, fortaleciendo a las organizaciones de usuarios de agua y otras vinculadas al recurso hídrico.

También, desarrollando e implementando planes de restauración y conservación de ecosistemas hídricos y vegetales a nivel país como base para la gestión del agua, el desarrollo sustentable y la reactivación sostenible, así como definir métodos de reforestación de nuestra zonas urbanas y rurales con especies nativas de mayor eficiencia y menor consumo de agua.

Anuncios

Finalmente, debe existir un gran cambio o transformación en las prácticas productivas, incorporando mejoras basadas en el conocimiento de nuestros ecosistemas, desde el diseño de los sistemas productivos, y dando la importancia y cuidados óptimos a nuestros suelos como un espacio vital de protección. Lo anterior implica un gran cambio en nuestra mentalidad, la forma en la que pensamos sobre nuestra economía, el medio ambiente, y cómo nos relacionamos con nuestras comunidades, tal como lo indican las bases de la economía circular.

 

 

Gerson Peña Académico Escuela de Agronomía Universidad de Las Américas, Ingeniero Agrónomo Mg.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios