Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Mujer acusada de parricidio quedó en prisión preventiva.

Comparte esta noticia

Anuncios

Por: Fernando Ávila Figueroa.

 

Tal como estaba programado, este miércoles se realizó la formalización de la mujer que el sábado pasado dio muerte a su pareja en la comuna de Rancagua, esto dentro del contexto de violencia intrafamiliar, hecho ocurrido en un domicilio de la Villa Viña Santa Blanca, donde la victima mientras dormía recibió 52 heridas cortantes, siendo formalizada la mujer por el delito de parricidio.

La ampliación de la detención se debió a que aún quedaban diligencias pendientes, entre ellas, conocer los detalles de la autopsia que permitiesen saber detalles del fallecimiento y si la imputada suministró alguna sustancia a su pareja previo al fatal desenlace.

Algunos detalles indican que ya en la mañana de domingo la mujer llamó al 133 de Carabineros donde señaló haber apuñalado a su esposo al interior de su domicilio, por lo que al lugar llegan policías, quienes entrevistan a K.H.Z, de 51 años, sin antecedente policiales y quien manifestó que momentos antes, tras una discusión con su esposo, recibió amenazas muerte, por lo que esperó que se durmiera, para luego apuñalarlo hasta ocasionarle la muerte.

Tras ello carabineros verifica que el hombre estaba  sin signos vitales, tendido sobre la cama del dormitorio matrimonial, lo que luego confirmó personal paramédico. La pareja tenía en común un hijo de 9 años, quien tras el hecho fue derivado a casa de familiares. Cuando llegan los policías, el menor se encontraba en el domicilio, no existiendo denuncias formales de violencia intrafamiliar previa entre la pareja.

En la propiedad donde ocurrieron los hechos, también residen los padres de la imputada de 51 años de edad quienes habrían estado en la vivienda cuando ocurrió el parricidio.

Tras la audiencia de formalización, el Juzgado de Garantía de Rancagua decretó la medida cautelar de prisión preventiva contra imputada por el delito de parricidio, dando un plazo de investigación de 120 días.

Durante la formalización se indicó que no existen antecedentes que permitan determinar situaciones de maltrato en el transcurso del tiempo, así como denuncias previas, si existiendo una denuncia anónima, pero hacia ambos, ya que esta indicaba que el hijo durante un tiempo no estaba asistiendo al colegio. Se corroboró que en el domicilio vivían los padres, y en este caso el padre, sólo ha indicado que entre ambos existió una discusión, pero no entregó antecedentes sobre alguna agresión. Es así como hasta esta fase investigativa, según la fiscalía no existirían pruebas concretas que la víctima haya agredido a la imputada.

Anuncios

Fueron 52 puñaladas las que le propinó la mujer, una de ellas mortal, por lo que también se investiga el ensañamiento y la premeditación, esto puede agravarse por haber suministrado algún somnífero para que el sujeto no pudiese defenderse, lo que deberá quedar determinado o descartado una vez que concluyan los peritajes toxicológicos, dentro del tiempo de investigación. Si bien la imputada tiene irreprochable conducta anterior, el Tribunal de Garantía aceptó la petición de la Fiscalía de decretar prisión preventiva.

 

LE QUITABA EL ALIMENTO DE LA BOCA

Según señaló la Defensora Penal Pública, Katherine Villagra, la imputada actuó en legítima defensa, siendo víctima durante 13 años de constante violencia.

Agregó que los propios vecinos dieron cuenta de una conducta bastante anómala de en este caso la víctima, quienes, según la defensora, habrían señalado que incluso transitaba por los pasajes desnudo. También asegura que el hombre no solo era violento con la imputada, ya que también fue violento con los padres de la mujer y con el hijo menor de 9 años de edad, quien, pese a su corta edad, describe a su padre como “alguien que le arruinó la vida”.

La Defensora también hizo presente algún grado de desnutrición de la imputada, debido a que él le habría prohibido comer e incluso le quitaba el alimento de la boca a la hoy imputada, por lo que cada vez que ella necesitaba ingerir alimentos, se originaban peleas. Esto -según la abogada- se considera una agresión que no puede ser tolerada. “Estamos en una situación donde mi representada dice que era necesariamente la vida de él o la vida de su familia. Estamos en una situación donde no solamente el agredió a mi representada sino a que sus padres, a una madre que tiene Alzheimer. La imputada vio en un acto de desesperación como poner fin a esta tortura por años, dándole término a la vida de este sujeto que inclusive habría sido violento con su propio hijo”, aseguró.

 

 

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios