Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Padre Ernesto Castro: “El no reconstruir este templo, es un ataque frontal a la identidad del pueblo”

Comparte esta noticia

Anuncios

En el centro del pueblo de Coinco, los devastadores efectos del terremoto del 27 F aún están presentes, porque el ícono arquitectónico de esta comuna aún evidencia el daño ocasionado por el mega sismo ocurrido a pocos meses que la Parroquia San Nicodemo de Coinco fuera declarada Monumento Histórico Nacional. Y es que en la Diócesis de Rancagua hay huellas de la antigua presencia de la Orden de los Mercedarios que se reflejan precisamente en este templo erigido el 18 de agosto de 1871 y que ya cuenta con 150 años de historia.

Sin embargo y a pesar de los 12 años que han pasado de aquella fatídica madrugada, nada ha mermado el compromiso de los feligreses con su parroquia donde durante todo este tiempo no se ha dejado de celebrar la eucaristía y la comunidad ha trabajado duro para levantar la capilla de emergencia que hoy los acoge, mientras el anhelo de la restauración del templo aún está a la espera.

Si bien en junio de 2019, el entonces Intendente Juan Manuel Masferrer en el propio templo anunció el proyecto para restaurarlo con una inversión del Gobierno Regional por 2 mil 628 millones de pesos que permitiría reconstruir, ampliar y mantener el lugar religioso, nada de eso ha ocurrido cuenta el padre Ernesto Castro, párroco del templo San Nicodemo de Coinco:

“Se ha llamado dos veces a licitación y no ha resultado, no se ha presentado ninguna empresa. Pareciera que no hay entusiasmo de lo que ofrece el fisco por la restauración. Ahora en el diseño lo estaban acotando en sólo restaurar el tempo y dejar de lado la casa pastoral, hacerlo por etapa; donde la primera etapa sería el templo”, explica el sacerdote preocupado por el futuro del lugar religioso.

 

UNA PARROQUIA QUE ESPERA SER RESCATADA

Y es que en el 2021 se licitaron las obras de la Parroquia San Nicodemo de Coinco en dos ocasiones, ambas quedaron desiertas por falta de ofertas. Dado que el diseño del proyecto fue realizado hace 8 años, se decidió encargar su actualización para incorporar nuevas normativas y contar con un presupuesto renovado. Así, el proyecto ahora se realizará en dos etapas -nave central y casa parroquial- estimándose que la primera etapa podría ser licitada durante este año, siempre que se cuente con el financiamiento del Gobierno Regional.

En esta línea el sacerdote agregó “Cuando el Obispo llegó me dijo: padre le encomiendo que restaure la iglesia con sus fieles, pero yo estoy atado de manos porque esto no depende de mí; sino de la buena gestión que haga el Estado al hacer la licitación y al pagar la restauración del templo”.

Anuncios

Agotado mentalmente el padre Ernesto Casto es enfático en reconocer “Esto está demandando un gasto emocional, religioso y le encuentro razón a la gente que dice que el cura no hace nada por el tempo, porque es difícil entender este proceso que no depende de nosotros, sino del Estado, donde uno ve que hay bastante dejación, nos dan puros calmantes, ha pasado tanto tiempo. Costó tanto que el CORE nos diera el dinero y dicen que es poco porque el proyecto es muy grande y requiere más dinero. En esa situación estamos, por una parte contentos porque se va a restaurar, está el diseño, está la asignación del Estado; y por otro lado, nos dicen que nadie se interesa en la construcción”.

Es por esto que el cura párroco de Coinco hace un llamado a las autoridades a que agilicen los procesos y le den respuestas a la comuna que lleva en su escudo comunal el  característico monumento que está en el suelo.

“Llegué hace 17 años a Coinco y los bebés que bauticé ya son jóvenes, a sus 5 años ocurrió el terremoto y quedamos sin templo. Han pasado 12 años, están terminado la media o entrando a la Universidad ¿Y qué les podemos ofrecer a las nuevas generaciones? Eso me tiene muy preocupado, porque el tiempo pasa y es necesario cuanto antes dar una respuesta a Coinco, porque el no reconstruir este templo, es un ataque frontal a la identidad del pueblo, porque Coinco no tiene otra cosa que lo distinga fuera de su gente trabajadora, su agricultura y su agua natural de origen”, remarcó el padre Ernesto Castro.

En esta línea el presbítero agrega “lo que había como baluarte de la identidad de Coinco es su templo y no atender esto es un golpe muy grande a la identidad de esta comuna, eso me duele como sacerdote y solidarizo con los coincanos. Nos está dando una sensación de angustia y de abandono, de dejar esto a la deriva, esa es la sensación que tengo como cura y pastor, porque pareciera que hay poco interés”.

El padre Ernesto en su desesperación hizo un sentido llamado “a las autoridades que vean la manera de agilizar esto, cómo hacer conciencia que tomen en cuenta a este pueblo que le están quitando la identidad de su comuna, porque si esto no fuera monumento, seguramente con mucha dificultad y defectos, tendíamos la iglesia parada y funcionando”, remató.

 

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios