Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Frentes de mal tiempo: recomendaciones para evitar accidentes de tránsito

Cars driving on a flooded road during a by heavy rain,

Comparte esta noticia

Las fuertes lluvias e inundaciones nos obligan a mantener un estado de alerta aún mayor frente al volante.
Anuncios

Las lluvias e inundaciones tras fuertes sistemas frontales, junto con el mal estado de las calles, han producido rutas anegadas y con ello accidentes de tránsito, poniendo en evidencia la vulnerabilidad en la que nos encontramos cada vez que nos sentamos frente al volante.

Sin duda las tecnologías de asistencia a la conducción han pasado a ser un elemento clave para migrar hacia una conducción más segura y preventiva, dado que permiten corregir maniobras, reducir errores y evitar accidentes, disminuyendo los riesgos y salvando vidas. Sin embargo, una conducta responsable al volante sigue siendo crucial a la hora de reducir los siniestros viales. De hecho, en un día de lluvia y nubosidad baja, el exceso de velocidad, la falta de mantención de los vehículos y la desatención de los peatones son las principales causas de accidentes en ruta, por lo que se recomienda estar aún más alerta a las señales de tránsito y comportamiento de otros conductores, con una actitud de conducción defensiva.

“Cuando se presentan condiciones climáticas adversas, conservar una distancia razonable del vehículo que nos antecede es muy importante, porque el auto tiende a patinar y el frenado se puede ver afectado producto de las lluvias en la acera. Al mismo tiempo, es fundamental que nos responsabilicemos sobre nuestra propia conducta al volante, poniendo atención a las condiciones climáticas y de tránsito, respetando siempre la señalización y velocidades permitidas”, advierte Pablo Díaz, gerente comercial de Blackay Chile, empresa experta en sistemas de asistencia para la conducción.

Uso de luces

Para conducir con seguridad por una zona poco iluminada no basta con encender las luces. Debemos hacerlo a un ritmo más lento que, en caso de emergencia, nos permita detener el vehículo dentro del campo de visión. También tenemos que asegurarnos que las luces funcionen correctamente y que estén bien regladas, así como llevar el parabrisas y los cristales limpios. La mayor parte de la información que recibimos al conducir nos llega a través de la vista, por lo cual también es muy importante no mirar directamente los faros de los vehículos que tenemos de frente para evitar encandilamiento.

Alerta por fatiga en la conducción

Uno de los problemas más frecuentes en los accidentes de tránsito es la fatiga en la conducción. Cuando las condiciones meteorológicas son adversas, debemos reforzar aún más nuestra atención al volante. Si el tiempo no acompaña, siempre que sea posible, es preferible no salir a la carretera. Si no podemos aplazar el viaje, debemos conducir con cautela. Hoy existen tecnologías que pueden ser incorporadas en vehículos comunes y comerciales que son capaces de alertar signos de fatiga y somnolencia en los conductores, una herramienta muy útil para contrarrestar posibles errores humanos.

Distancia prudente

Con lluvia, la distancia de frenado se alarga y la visibilidad se reduce. Evitar las maniobras bruscas, aumentar la distancia de seguridad, reducir la velocidad y llevar los neumáticos en buen estado es el mejor antídoto que hay para salir airoso. El peligro que pueden acarrear las primeras gotas al mezclarse con el polvo y la grasa del asfalto. La argamasa que se forma en la superficie hace muy deslizante el pavimento.

Anuncios

Ojo con el frenado

La lluvia torrencial provoca problemas de visibilidad por las salpicaduras del agua y los cristales empañados. Cuando hay exceso de agua en la calzada y el neumático pierde agarre y se desliza. Para recuperar el control del coche debemos sujetar el volante con firmeza y no frenar a fondo. Una vez el neumático recupera el agarre, basta con corregir la trayectoria suavemente para dominar la escena.

La niebla y la visibilidad

Conducir con niebla requiere mucha concentración al volante, sobre todo si es densa, ya que la visibilidad se reduce drásticamente y aumentan las colisiones por alcance. Lo primero que hay que hacer es aumentar la distancia de seguridad y circular con precaución. Si nos vemos obligados a parar, nunca debemos detener el coche en el arcén sin la conveniente señalización. Es un error creer que con las luces largas veremos mejor, ya que la luz larga rebota en el banco de niebla y nos deslumbrará sin conseguir el objetivo. Por lo tanto, lo que debemos hacer es accionar las luces de niebla. Ahora bien, el piloto posterior solo lo mantendremos encendido cuando la niebla es espesa, puesto que la luz es muy intensa y molesta a otros usuarios de la vía.

Revisión del vehículo

Antes del viaje, revisar el estado de los neumáticos y de las plumillas, además de los niveles de aceite y agua, como medidas principales. Se recomienda, como en toda época del año, utilizar el cinturón de seguridad y las sillas infantiles al circular con niños, para prevenir y evitar accidentes viales, los que, en ocasiones pudieran ser fatales. (Fuente: Blackay Chile).

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios