Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Tucu Hernández: El último ídolo celeste dirá adiós.

Comparte esta noticia

Lo había dejado entrever en octubre, pero este martes lo confirmó. El autor del gol más importante en la historia de O’Higgins colgará los botines al término de esta temporada 2023.
Anuncios

En julio de 2013, Pedro Pablo Hernández (37) tomó la decisión más importante de su carrera deportiva. Le dijo no a Arsenal de Sarandí y sí a O’Higgins de Rancagua. Esa acción, más todo lo que vino después, el título, la Supercopa, ser campeón de América, jugar en Europa, volver a Argentina y luego a cumplir con la palabra empeñada, lo transforman en el último ídolo que, este martes dijo adiós.

El Tucu colgará los botines al término de esta temporada y así podrá fin a una relación de amor con los colores del Capo que, hace dos años y medio, lo trajo de regreso al Monasterio Celeste para poner fin a su espectacular pasada por el fútbol profesional. “Yo siempre dije que, si tenía que volver, después de mi carrera, al único club que volvería en Chile era O’Higgins. Y cuando se me dio la oportunidad no lo dudé”, manifestó, recordando el compromiso que hizo cuando el 2014 emigró al viejo continente.

“Un hombre vale por sus palabras y yo le di la palabra a este club. Lo quiero mucho, me ha dado todo, me hizo crecer como persona y como futbolista. Me dio la posibilidad de estar en la Selección, me siento parte de la generación (dorada)”.

EMOTIVA DESPEDIDA

Hernández ya había dejado entrever lo que ocurrió el martes. “Creo que, para el bien del fútbol, hay que darle el lugar a los chicos que vienen desde abajo”, dijo a inicios de octubre a El Rancagüino. Pasó el tiempo y como ya lo venía meditando, la decisión la tomó y se la comunicó a los directivos. No renovará y colgará los botines.

En una emotiva conferencia de prensa, la cual finalizó con la presencia de integrantes del actual plantel, Hernández ratificó su partida.

“Ya es una decisión que venía tomando hace tiempo y he hablado, se lo comuniqué al club la decisión de cerrar mi carrera futbolística acá en el club”, expresó.

Además, manifestó que hay que “agradecerle a la gente del club, de Rancagua, de todo Chile que son fanáticos de O’Higgins, que siempre he sentido el apoyo de ellos”.

Así mismo, comentó que “me quedan dos partidos, que los quiero disfrutar al máximo. Las expectativas eran otras, pero seguimos dando pelea para alejarnos de la parte baja”.

Junto con ello, agregó que “vine a cumplir un sueño futbolístico y me voy con un título y con el cariño de la gente”, y que “le he dado todo a este club, y me voy feliz”.

Ahora bien, para el futuro, comentó que “como cuando todo chico, cuando se va de la casa, siempre quiere volver a su hogar”. “Mi idea es irme para Tucumán, tengo mi casa allá, pero la idea es seguir conectado al club, porque no quiero desligarme, quiero estar presente de cierta forma, porque así lo siento”.

Anuncios

Finalmente, señaló que lo que viene tras Everton y Palestino, “es solo darme un tiempo para estar con la familia y acomodar algunas cosas”.

Y ahí se terminará la historia del Tucu con la celeste. Una relación feliz, icónica, de un jugador quitado de bulla y siempre humilde. Como lo cataloga la hinchada: un crack.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios