Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

“La misión es la esencia de la Iglesia”

Comparte esta noticia

Anuncios

Padre Alejandro Jorquera, encargado diocesano del Departamento de Misiones, da cuenta de las distintas actividades que se harán este año para enfatizar el camino misionero de la iglesia.

“La misión es una experiencia de fe que nutre y que fortalece nuestra vida como cristianos”, señala el padre Alejandro Jorquera, encargado diocesano del Departamento de Misiones y se alegra de que en este tiempo de verano sean tantos los grupos que estén misionando en la diócesis y de esa manera compartiendo la Palabra de Dios con otros hermanos.

Ese camino misionero es que el que quiere reforzar durante la celebración del centenario de la Diócesis de Rancagua, que tendrá lugar el 2025. “Como departamento de misiones estamos tratando también de hacer un aporte para que esta celebración sea bonita y que realmente anime y motive también a mucha gente a participar de ella”, explica el padre Alejandro. Además, hace énfasis en que la diócesis nace por el esfuerzo misionero de sacerdotes y congregaciones de Iglesia que llegaron a esta tierra a dar a conocer el Evangelio y a promover el encuentro con Cristo.

Por lo mismo, este año se quiere seguir llegando a más y más gente para conocer su realidad, sus necesidades, y ver desde ahí como la Palabra de Dios los puede iluminar.  En ese contexto, han planteado realizar misiones a nivel parroquial, al menos tres veces este año, en fechas significativas para la Iglesia. La idea es que los fieles se puedan motivar para vivir esta experiencia de fe, indica.

Invita a que los que estén interesados en participar de estas misiones se acerquen a sus parroquias y planteen su intención. En ese ámbito, explica que se ha planeado hacer una escuela de formación para misioneros, de manera de facilitar su labor.

Finalmente, el padre Alejandro Jorquera recuerda las palabras del Papa Francisco, que ha dicho que: “La misión es oxígeno para la vida cristiana, que sin ella enferma y se marchita y se vuelve fea, fea, fea”.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios