Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Dormitorios vacíos y la universidad.

Comparte esta noticia

Anuncios

Sucede en muchos , quizás miles, de hogares de Rancagua y otras localidades de la Región .

En muchos hogares es el primogénito el que por estos días se va . En otros   es la niña querida y mimada orgullo de sus padres , también afecta a más de un adolescente .

Son los jóvenes que deben dejar la región para poder continuar estudios superiores en la capital, en Valparaíso, en Concepción, Talca , La Serena y otras ciudades del país que cuentan con universidades ya antiguas bien establecidas y prestigiosas.

Pololos que se separan, hermanos que dejan de verse, hijos que no volverán hasta las vacaciones de invierno …

Los jóvenes capitalinos o de grandes ciudades al salir del colegio solo cambian de establecimiento educacional, no tienen que conseguir una pensión incómoda, o asociarse con otros para arrendar un departamento compartiendo gastos . No tienen que aprender recorridos de buses ni estaciones de metro . Saben donde abastecerse y donde divertirse. Están en su propia ciudad.

Nuestros jóvenes deben ser adultos en marzo . Asumir en poco tiempo la carga emocional y económica que implica el cambio de residencia y convivir y competir con sus nuevos compañeros de estudios .

Quienes lo logran sobreviven al primer año y continúan sus estudios. Otros conocen del apoyo sicológico y de orientación que prestan las buenas universidades .

Mientras sus dormitorios los esperan en casa.

Ya egresaron las primeras generaciones de la Universidad Regional . Ellos apostaron por un proyecto nuevo que deberá ser juzgado por sus resultados con el paso del tiempo pero todo indica que el resultado es más que óptimo. Sin embargo la oferta es menos que la demanda regional y por lo tanto nuestra región seguirá “Exportando” a gran parte de lo mejor de nuestra juventud  .

Alejandro González Pino

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios