Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Comunidades educativas participaron en misa de comienzo de actividades en la Catedral

Comparte esta noticia

Anuncios

  • Una Catedral repleta de docentes y estudiantes fue el marco en el que se celebró la Eucaristía de Inicio de Año Escolar, convocada por la Vicaría de Educación de la Diócesis de Rancagua. 

Que sea un año exitoso, pero también un año de Dios fue el mensaje que se escuchó en la misa a la que asistieron alumnos y profesores de 15 colegios de la región y que dio inicio al año escolar 2024. La celebración, presidida por el obispo, monseñor Guillermo Vera y concelebrada por el padre Patricio Cavour, vicario de la Vicaría de Educación diocesana, se realizó en un marco de alegría y devoción juvenil.

En la oportunidad, el obispo pidió al Señor por este año de estudios e hizo el llamado para que éste sea un año de Dios, “donde podamos encontrarnos con Él, para crecer en la relación con Él, que sea un año exitoso con Dios presente en nuestra vida y en nuestras comunidades educativas”, indicó. Recordó que domingo pasado fue la Resurrección de Cristo y que debemos celebrar que el Señor Jesús está vivo y que siempre va a estar en el camino de nuestra vida.

Por su parte el Padre Patricio Cavour, vicario de educación, agradeció a todos los asistentes y pidió poner en manos del Señor y la Santísima Virgen toda nuestra vida, nuestro esfuerzo, nuestro aprendizaje y que también sea un tiempo de crecimiento en la fe. Enfatizó que este es un Año de Oración, convocado por el Santo Padre, por lo que instó a que los jóvenes a que su oración sea constante.

Los profesores presentes coincidieron en la importancia, como colegios de Iglesia, de participar en esta celebración de inicio de año escolar, pues les ayuda a sentirse Iglesia y les orienta en su actuar. Indicaron que recibieron el mensaje del obispo como un regalo y agradecieron la acogida de monseñor Vera con los jóvenes.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios