Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Anticongelante y refrigerante: mitos y verdades

Comparte esta noticia

-Son fluidos vitales para tu vehículo, por eso hay que saber identificarlos y usarlos correctamente para cuidar tu auto.
Anuncios

En temporada de frío es recomendable realizar aunque sea una revisión a nuestro vehículo para evitar malos ratos y así disfrutar de nuestra querida calefacción. Para ello, el buen funcionamiento del sistema de refrigeración es primordial, por lo que deberemos chequear nuestro líquido refrigerante o anticongelante. Aclarando los siguientes puntos, tendrás lo necesario para cuidar y mantener sano tu auto.

1.- Anticongelante y refrigerante es lo mismo: VERDADERO

Por lo general decimos “anticongelante” o “refrigerante” como si fuese antónimos, pero la realidad es que se trata del mismo fluido, que se encarga de mantener la temperatura optima del motor en cualquiera de las condiciones: frio o calor. Sus diferentes compuestos evitan la corrosión de los componentes en el sistema evitando tanto el congelamiento como el punto de ebullición.

2.- Existen diferentes tipos: VERDADERO

En el mercado se ofertan gran variedad de estos fluidos, todos con especificaciones distintas, que NUNCA son iguales para todos los vehículos. Sin embargo, básicamente se dividen en cuatro grupos según sus compuestos, y ojo, que de esto dependerá su color:

-Silicatos (IAT): verde

-Ácidos orgánicos (OAT): rojo o naranja

-Silicatos mezclados con ácidos orgánicos (HOAT): rosa o amarillo

-A base de propilenglicol: azul o rosa

3.- Se pueden mezclar sin importar el tipo o los colores: FALSO

Nunca en la vida mezcles fluidos en tu vehículo, el daño puede ser catastrófico. Revisa siempre el manual del propietario de tu auto o acude a talleres certificados. Cada uno de los tipos mencionados trabaja con especificaciones distintas y hay uno especial para tu vehículo.

4.- El refrigerante o anticongelante nunca se cambia: FALSO

Usualmente solemos “rellenar” el nivel de fluido en el vaso de expansión o depósito, sin embargo, según el tipo y uso de tu vehículo, dependerá el cambio. El tiempo recomendado para cambiarlo en su totalidad es de dos años o su equivalente en kilometraje. Este servicio lo debe realizar un profesional.

5.- No rellenar el depósito con el motor en marcha o caliente: VERDADERO

En primer lugar, porque ante la despresurización del sistema, el fluido caliente saldrá disparado y puede causar peligrosas quemaduras. En segundo, porque puede generarse un vacío con el aire que entre al sistema, lo cual podría ser perjudicial para el motor y/o dañar algún componente como el radiador. Rellena siempre con el motor en frío y apagado, utilizando el mismo tipo o color de fluido, respetando las líneas indicadoras del depósito. (Fuente: Autocosmos.cl)

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios