Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Cristian Bugueño, supervisor de Terreno Mies: “Lo más desafiante es lograr los objetivos cumpliendo los estándares de seguridad en el trabajo”

Comparte esta noticia

Anuncios

Ya son casi 30 años los que Cristian Bugueño ha estado en El Teniente. Durante esas tres décadas ha recorrido, de la mano de diferentes empresas colaboradoras, distintos lugares de la División, tanto en superficie como en las profundidades de la mina.

“Una de las áreas que más me ha gustado es Pacífico Superior, porque era un nivel nuevo, que empezamos desde cero con la iluminación y la red de agua, entonces estuvimos desde el inicio”, cuenta Cristian, quien hoy se desempeña como supervisor de Terreno de la empresa Mies, en interior mina, en el Sub 6.

¿De qué se trata tu trabajo?
Prestamos apoyo en el área de mantención y reparación. Fabricamos gabinetes y otras estructuras, también mantenemos la red de agua, cambiamos las plansas (cañerías de polietileno) y hacemos la proyección de agua para que llegue a donde se necesita. Los trabajos los hacemos con una cuadrilla compuesta por siete trabajadores, entre los que hay operadores, soldadores, maestro primero y maestro segundo.

¿Cuál sientes que es tu principal desafío?
Lo más desafiante es lograr los objetivos y las tareas cumpliendo los procedimientos y estándares de seguridad que se necesitan en el trabajo.

¿Cuánto tiempo llevas en El Teniente?
En este contrato dos años y medio, pero antiguamente estuve en otras posturas en este nivel. Entré a trabajar a El teniente a los 20 años, hoy tengo 49. Llegué primero a Caletones, de oficial eléctrico, a un proyecto que era cambiar la energía de 110 a 220 volt, como se decía antiguamente, la energía que tenían los gringos, que trabajan con 110 volt.
Al término de ese contrato, me fui a Colón, a hacer la subestación, desde el movimiento de tierra hasta el montaje. Después, cuando llegaron locomotoras nuevas en 2008, trabajé en el proyecto de cambiar los rieles de 132 libras a 136, donde estuve casi tres años. Luego pasé a la construcción de vías férreas y después al área de servicios, que es lo que hago hasta hoy.

¿Qué es lo que más te gusta de tu pega?
En general me gusta todo lo que hacemos, pero lo que más me gusta es la fabricación de estructuras y obras civiles. Me encantan las obras civiles, porque es más dinámico. Recuerdo que en el nivel Pacífico hicimos una piscina que yo creo es la más grande que hay aquí. Ese proyecto fue inmenso y de vez en cuando voy a ver cómo está. Aquí le llaman piscina, pero es donde se almacena el agua que distribuyen a diferentes partes de la mina.

¿Qué sientes que le han entregado El Teniente a tu vida?
Soy un agradecido porque me ha entregado todo. Desde los estudios de mi hijo, que es lo principal, a tener mi vivienda, salud para toda mi familia y bienestar y estabilidad económica, que no se da en otros lados. Mi padre trabajó aquí en Teniente, yo creo que de ahí saqué el lado minero, porque siempre me llamó la atención llegar aquí. De muy joven comencé a trabajar, estuve en el área de la construcción, en empresas de alimentos, pero mi anhelo era llegar a El Teniente. Por eso trato de dar mi mejor aporte al equipo, hacer las cosas como corresponden, sin caer en malos pasos, cumplir y trabajar con seguridad, que aquí está presente por sobre todo. Además, tengo personas a cargo, a las que debo cuidar.

Anuncios

¿Qué significa para ti trabajar para Codelco División El Teniente, que entrega sus excedentes a todos los chilenos y chilenas?
Cuando se logra el objetivo, que se ve a fin de año, la producción, también me siento parte de eso. De una u otra manera mi trabajo significa algo y si contamos el aporte que hacemos todos, quienes somos de empresas contratistas y quienes son de Codelco, es muy gratificante. Es un orgullo.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios