Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

¿Es posible un futuro sin contraseñas?

Comparte esta noticia

Por Andrés Tomas, especialistas en identidades digitales y AppSec de Security Advisor.
Anuncios

¡Es posible! pero, ¿por qué? El hecho de que cada persona posea su propio celular, y que la tecnología biométrica está disponible en todas las gamas de celulares, convierte a su dispositivo en un mejor identificador que el utilizado “usuario-contraseña”. Hoy en día, la biometría disponible en la mayoría de los dispositivos tecnológicos, permite identificar a una persona sin contraseñas, concepto que se le denomina Passwordless.

Todo lo contrario pasa en el uso empresarial, las limitaciones surgen de restricciones establecidas por los países que se aplican a las empresas para la autenticación. En algunos países el usuario-contraseña es un mecanismo requerido por autoridades regulatorias. En Argentina, por ejemplo, ya se habilitan mecanismos alternativos al clásico. Y también de la aceptación de los usuarios de utilizar su dispositivo personal para fines laborales.

Hoy en día, son más las organizaciones las que se están trasladando a passwordless y/o autenticación biométrica. Sin embargo, aún queda mucho por hacer, y para las que aún no pueden hacerlo en un corto plazo, la recomendación es fortalecer la concientización de los usuarios en el manejo seguro de sus credenciales de acceso.

Para algunas basta el login social que proponen Google, Microsoft y otros grandes proveedores de nube. No obstante, hay otras soluciones como la CIAM (Customer identification and access management) que comprende los sistemas que permiten identificar y autenticar con diferentes grados de asertividad, habilitando a las personas procesos de ingreso (onboarding y login) y a ejecutar transacciones con determinada empresa.

Importantes marcas se encuentran trabajando desde hace un buen tiempo en estos desafíos y en la forma de cómo plasmarlo en los sistemas para que los usuarios puedan tener disponible esta tecnología.

El desafío no es únicamente tecnológico, sino que debe ser abordado desde la perspectiva de la concientización de usuarios, usabilidad, el despliegue, el monitoreo y la operación en un ciclo continuo y permanente basado en las mejores prácticas de la industria. Hoy abundan las herramientas futuristas y cada vez evolucionan más rápido, pero lamentablemente también para el adversario que son las organizaciones delictivas.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios