Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

El temor de una baja participación electoral.

Comparte esta noticia

Anuncios

En estas mismas páginas, pero el 20 de noviembre de 2020, cuando se conocieron los resultados de las primarias de ese momento decíamos  “al momento de escribir esta columna no todas las mesas habían cerrado, pero ya se conocía lo suficiente como para sacar varias conclusiones, primero que nada, la baja participación que se observó tanto en nuestra región como en el país”.

Y ese escenario todo indica que se repetirá, peor aún con el anunció de lluvia para este fin de semana.

El voto obligatorio fue la respuesta que dio la clase política a la baja participación electoral, pero esta obligatoriedad no existe ni debiese existir cuando de primarias se habla y muestra como a través de normas impositivas se busca atacar el síntoma y no la enfermedad.

Soluciones mágicas no tenemos, pero si existe la certeza que en el largo plazo nada mejorara si no se toma en cuenta la imperiosa  necesidad de resucitar la antigua Educación Cívica en los colegios.  A mediados de los noventa, el ramo fue eliminado del curriculum y hoy a la luz de los hechos parece haber sido un profundo error. No sólo no se vota, muchas veces no se sabe por qué, ni menos cuáles son las atribuciones o responsabilidades de tal o cual autoridad.

Si bien el incentivar el ejercicio del derecho a voto, enseñar y cautelar su importancia es responsabilidad de la Sociedad Democrática en su conjunto, del Estado en la más amplia concepción de la palabra, se hace necesario promocionar el interés por los asuntos públicos que logre aumentar la participación política de los nuevos electores. La política de redes sociales donde abundan las descalificaciones poco aporta en este sentido.

Para nosotros, como medio de comunicación, esto se ve traducido en profundizar nuestro quehacer profesional informando de forma libre y veraz sobre el acontecer local, poniendo el acento en las ideas y propuestas por sobre los ataques infundados y señalando lo que esté mal cuando así corresponda, como asimismo informando aquellas cosas que funcionen y entregando distintos puntos de vistas sobre el quehacer  público para que finalmente nuestros lectores puedan tomar la decisión que estimen conveniente, pero de manera informada, libre y soberana.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios