Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

El Reto de informar en la era de la sobrecarga de datos

Comparte esta noticia

Anuncios

Vivimos en la llamada “Sociedad de la Información”, un término que refleja la profunda transformación provocada por el avance y la difusión masiva de las tecnologías de la información y la comunicación. Con más de 145 mil millones de correos electrónicos enviados a diario en todo el mundo, de los cuales cerca del 70% son spam, y con más de mil millones de sitios web activos y más de 3 mil millones de usuarios de Internet, la magnitud de este fenómeno es innegable. Estas cifras, que siguen en aumento, no solo nos hablan de la cantidad de información que circula, sino también del impacto que tiene en nuestras vidas y en la estructura de nuestra sociedad.

La Sociedad de la Información está teniendo un impacto comparable al de revoluciones tecnológicas anteriores, como la máquina de vapor, la electricidad o el motor de combustión. Su eje principal es el conocimiento teórico, y se proyecta que los servicios basados en el conocimiento serán la estructura central de la nueva economía. Esto implica que los empleos del futuro estarán más relacionados con la generación, almacenamiento y procesamiento de información que con la producción de bienes tangibles.

En este contexto, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) juegan un papel crucial. La capacidad casi ilimitada de acceder a la información generada por otros y de convertirse en generadores de información ha transformado nuestra forma de organizar la economía y la sociedad. Sin embargo, como señala Raúl Trejo, doctor en Sociología y especialista en comunicación, la abundancia de información puede ser tanto una oportunidad de desarrollo como un desafío que genera agobio y confusión.

En esta nueva era, el reto no es solo tener acceso a la información, sino saber gestionarla. La sobrecarga de datos puede llevar al aturdimiento personal y colectivo, y para navegar eficientemente en este mar de información se necesitan habilidades específicas. No basta con saber usar un programa o un equipo de cómputo; se requiere la capacidad de discriminar entre lo útil y lo superfluo.

La multiplicidad de textos, opiniones e informaciones en blogs, portales y redes sociales plantea preguntas sobre la objetividad, profundidad y precisión de los contenidos. A menudo, la fragmentación de las informaciones y la falta de una visión integral dificultan la comprensión completa de los temas. Aquí es donde los medios de comunicación tradicionales, especialmente los periódicos, recuperan su relevancia. Su labor no es solo informar, sino también explicar, interpretar y comentar el significado de los acontecimientos, ayudando a la sociedad a encontrar un consenso sobre temas importantes.

Los medios de comunicación no solo informan, sino que también socializan y continúan la cultura de la sociedad, reconociendo subculturas y nuevos desarrollos culturales. En un mundo inundado de datos, el periodista profesional tiene la tarea de sintetizar, discriminar, simplificar, explicar y contextualizar la información para hacerla accesible y comprensible para el público.

Anuncios

En resumen, en la era de la sobrecarga de datos, los medios de comunicación tienen una responsabilidad renovada y crucial. Más que nunca, el periodismo debe enfocarse en la claridad, la precisión y la contextualización para ayudar a la sociedad a navegar por el vasto océano de información en el que vivimos. La capacidad de los periodistas para cumplir esta función será fundamental para el desarrollo de una sociedad informada y cohesionada.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios