Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

¿Triste y afligido por los problemas?

Comparte esta noticia

Anuncios

¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Seño Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. Santiago 5:13-15

La aflicción, la tristeza son males de nuestro tiempo que aparecen en medio de una vida de desencantos, de incertidumbres, inseguridad, traiciones, desamor, pérdidas, carencias, y otras tantas cosas que cada uno de nosotros podría enumerar.

Todas estas cosas son causas de depresión por las perspectivas que se tenía de vivir nuevos tiempos, de aquí algunas personas pierden el entusiasmo de hacer alguna actividad, la vida de fe cae por los suelos, y sólo en nuestra mente da vueltas una y otra vez aquello que nos aflige, que nos preocupa, que nos hace sufrir.

La palabra de Dios nos dice “esta alguno afligido haga oración “

Frente a esta situación la Biblia nos da la respuesta y nos dice: “Haga oración”

Orar es hablar, conversar con el Dios vivo y verdadero que hizo los cielos y la tierra y todo lo que en ellos existe.

Dios nos ha provisto de este poderoso recurso con el fin de dar a conocer a Dios las razones de nuestra aflicción de nuestra tristeza y obtener la paz y el consuelo que tanto deseamos en esos momentos de aflicción.

Dios es la única persona que puede consolarnos, ayudarnos, darnos fuerzas para enfrentar las aflicciones.

El texto de 2ª Corintios 1:3-4 nos dice: “bendito sea el Dios y padre de nuestro Señor Jesucristo Padre de misericordias y Dios de toda consolación el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.”

El apóstol San Pablo le da tres títulos a Dios y estos son: Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordia y Dios de toda consolación. No existe otra persona dentro del mundo de los hombres que reúna estas características que solo Dios posee.

Anuncios

Hagamos nuestras las palabras del testimonio del rey David que afirmo:

“Este pobre clamó, y le oyó Jehová, Y lo libró de todas sus angustias El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende. Gustad, y ved que es bueno Jehová; Dichoso el hombre que confía en él.” Salmo 34:6-8.

Pastor: Alejandro Cabrera C.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios