Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

¡Brilla el Sol de Nuestras Juventudes! 60 Años de la Marcha de la Patria Joven

Comparte esta noticia

Anuncios

Hugo Harvey Doctor en Estudios Internacionales y académico investigador Observatorio de la Nueva Ciudadanía – Universidad de Las Américas

Hace sesenta años, el domingo 21 de junio de 1964, Eduardo Frei Montalva proclamaba ante unas 400.000 personas congregadas en el Parque Cousiño, actual Parque O’Higgins: “Como en las antiguas gestas del descubrimiento de Chile, hemos tomado posesión de nuestra Patria, en este gran abrazo del norte y del sur”.

Esas palabras iniciaban el acto principal de su segunda campaña presidencial: la “Marcha de la Patria Joven”. Esta iniciativa, ideada por Germán Becker y llevada a cabo por Eduardo “El Negro” Zúñiga, consistió en un sistema de postas donde jóvenes caminaron desde el 21 de mayo, partiendo de Arica en el norte y Puerto Montt en el sur. Seis columnas, denominadas Roto Chileno, Cóndor de Los Andes, Cruz del Sur, Cobre, Pacífico y Guerrillero Manuel Rodríguez, representaron esta marcha histórica.

La caminata avanzó al son marcial de su himno “Sol de septiembre”, escrito por Miguel Arteche y Juan Amenábar. Este cántico, comenzaba con “Brilla el sol de nuestras juventudes”, irradiaba optimismo y llamaba a vencer con “Frei, Frei, Frei”. Los jóvenes llegaron a las afueras de Santiago el 20 de junio, donde pernoctaron, y al día siguiente comenzaron a aproximarse al parque, “a paso de parada, como los viejos tercios”.

En plena Guerra Fría, el ambiente político chileno estaba crispado y polarizado, reflejado en la prensa del 22 de junio. Clarín tituló en su portada “También Frei llenó el Parque como Allende”, aludiendo al “Allendazo”, un mitin realizado el 10 de mayo con adherentes desde seis puntos de la capital. El Siglo, por su parte, titulaba “Frei no pudo superar a Allende ni con gente de todo el país”, acusando acarreo en aviones, trenes y buses. Además, mostraba la icónica foto del comando de Frei, con el parque colmado, pero destacando algunas personas repetidas en la multitud.

El Mercurio, en su editorial, destacaba que Frei poseía “estatura de estadista y de auténtico adalid de una causa nacional y popular”. En su sección política tituló “Centenares de miles de personas aclamaron a Frei”, acompañado de una fotografía aérea del parque repleto. La 3ra de La Hora, en su primera plana, mostraba al candidato en medio de la muchedumbre con el título “Marea humana juntó Frei en el Parque”. Aunque no en portada, La Nación elogió la concentración con titulares como: “La más grande concentración en la historia de Chile” y “Casi medio millón aclamó ayer a Eduardo Frei en el Parque Cousiño”.

Topaze, en su estilo satírico, mostró en su portada del 26 de junio a Frei con una sonrisa burlona diciendo “Oye, Chicho… ¿Cómo estuvo mi concentración en el Parque?”. Mirando hacia abajo a un Allende empequeñecido y con la cara roja de furia. En páginas interiores, nuevamente caricaturizaba a Allende, con la directiva del FRAP, sacando cuentas matemáticas para probar que su marcha había sido más concurrida.

Anuncios

Algunos analistas señalaron que Eduardo Frei emitió un discurso concreto, conectado con las necesidades del pueblo como seguridad, salud, vivienda y alumbrado público. Mientras que Allende se refería a conceptos más retóricos como el combate a la “oligarquía” o al “imperialismo”. No obstante, Frei logró identificar elementos que unían y no dividían, y fiel a su convicción de que “no es posible crear un espíritu nacional sin conocer las raíces históricas de una patria”, culminó su discurso con una arenga cargada de patriotismo épico, aludiendo a fechas y lugares históricos: “Yo veía que un niño venía corriendo y le decía a su padre: ¡Ahí vienen! ¡Ahí vienen! ¡Vienen desde Arica! ¡Cruzan Tarapacá! ¡Van por Concón, por Placilla! ¡Mire cómo montan sobre la Cuesta de Chacabuco! ¡Mire los otros, cómo pasan por Cancha Rayada, por Rancagua y llegan a Maipú! Padre, ¿quiénes son? ¿Son los demócratas cristianos? No, son más que eso. ¿Son los freístas? No, hijo, mucho más que eso. ¿Qué son, padre? Hijo, ¿no ves las banderas? Son los mismos, los del año 1810, los de 1879, los de 1891. ¡Son la Patria! Sí, amigos míos, ustedes son eso. Son la Patria. ¡Son la Patria, gracias a Dios!”.

Es cierto que hubo elementos que movieron la aguja en favor de Frei: el “Naranjazo” en las elecciones complementarias de marzo de 1964 en Curicó y Mataquito, el anticomunismo de la Guerra Fría, la campaña del terror contra Allende, y el apoyo político y los recursos económicos de Estados Unidos documentados en el Informe Church. Sin embargo, la cobertura de la prensa nacional y los resultados de las elecciones de septiembre de 1964 reflejan que la “Marcha de la Patria Joven” fue un éxito que exacerbó una mística generacional e inyectó espíritu patriótico en un Chile tensionado por la lucha ideológica global y local.

Este 21 de junio de 2024, los seguidores del legado de Frei Montalva tienen motivos de sobra para celebrar los 60 años de la “Marcha de la Patria Joven”. Sin embargo, surge la pregunta: ¿Se reunirán en la sede de Amarillos por Chile, de Demócratas o de la Democracia Cristiana?

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios