Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

La importancia de una adecuada limpieza de oídos

Comparte esta noticia

Anuncios

Por: Diego Cofré, Académico Carrera de Fonoaudiología, UDLA, Sede Concepción.

La audición es uno de los sentidos que cumple un rol fundamental en la comunicación y posee diferentes mecanismos que permiten que la comprensión y la expresión del lenguaje sean efectivos. En este contexto cabe destacar que la amplificación de los sonidos y la protección son algunas de las funciones esenciales del oído para su correcto funcionamiento. No obstante, es importante estar atentos a ciertos síntomas que podrían indicar la necesidad de una revisión.

Se debe consultar con un profesional de la salud cuando se presente pérdida de audición, dolor, picazón o sensación oído tapado o presión.

El cerumen es un método natural de protección del oído, ya que impide el ingreso de cuerpos extraños y microorganismos, manteniendo la función auditiva indemne. Sin embargo, muchas personas desconocen su propósito y utilizan cotonitos u otros elementos para intentar extraerlo, lo cual puede tener efectos negativos para la audición, favoreciendo la formación de tapones de cerumen y el ingreso de virus y bacterias, aumentando el riesgo de infecciones.

En algunas ocasiones, es necesario realizar un lavado de oídos, el que debe ser llevado a cabo por un médico o fonoaudiólogo especializado debido al riesgo de perforación timpánica y pérdida de audición. Este procedimiento debe desarrollarse únicamente cuando el tapón de cerumen es oclusivo, es decir, cuando obstruye completamente el conducto auditivo, causando una pérdida de audición temporal. Antes de hacerlo es necesaria una revisión mediante una otoscopía.

Una vez realizado el lavado se debe mantener los oídos secos por 72 horas, junto con evitar cambios bruscos de temperatura y exponerlos al frío.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios