Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

La noble labor de Luis y Víctor en los servicios clínicos del Hospital Dr. Franco Ravera

Comparte esta noticia

Diariamente, trasladan entre 2.500 y 3.000 kilogramos de ropa hospitalaria en las distintas dependencias del centro de salud, siendo parte fundamental en el engranaje que permite garantizar una atención de calidad a los pacientes.
Anuncios

Comprometidos con una atención de excelencia, los auxiliares de servicio, Víctor Gilberto y Luis Jiménez, pertenecientes a la Unidad de “Servicios Generales” del Hospital Dr. Franco Ravera Zunino (HFRZ), son los encargados de desarrollar un trabajo esencial al interior del establecimiento. Ambos, transportan en sus carros la ropa de cama clínica limpia, movimiento que marca su presencia continua en los pasillos y ascensores, cuyo fin implica el bienestar, la salud y comodidad de quienes permanecen hospitalizados, más allá del cumplimiento de las normativas higiénicas propias de estos espacios, como ellos expresan.

“Desde muy temprano nos aseguramos que los carros con ropa limpia salgan puntualmente desde el servicio de Lavandería del HFRZ, de allí comenzamos nuestra ruta”, manifestó Victor Gilberto, auxiliar de Servicios Generales. “Sentimos un compromiso inquebrantable con la limpieza y la eficiencia, porque comprendemos la importancia que ello tiene, y la diferencia que hace en cada estadía hospitalaria, cómo la transforma en una experiencia amena para todos”, subrayó el funcionario.

En esa línea, el jefe de Servicios Generales del recinto de salud, Víctor Castro, explicó que “la función que estos auxiliares desarrollan es fundamental para nosotros, ya que la administración de esta entrega de ropa diaria, en condiciones sanitarias óptimas, posibilita que cada paciente experimente la mejor atención y condiciones higiénicas posibles, pero además nos advierte que nuestra labor está siendo llevada de la forma en que la proyectamos, con más preocupación por nuestros pacientes y sus familiares”.

Por su parte, el auxiliar de servicio Luis Jiménez agregó que “creo que es clave, que como funcionarios tomemos el compromiso desde las distintas tareas, de ponernos en el lugar de las personas que se internan acá, al margen de la enfermedad o condición. Mis principales objetivos en ese sentido, son el contribuir a que ellos tengan un ambiente limpio y ordenado, ser promotor de un cuidado activo de los pacientes, eso indistintamente de la función que tengamos”.

Con lo anterior, Víctor Gilberto subrayó que “nuestro servicio no siempre esté a la vista de la comunidad funcionaria o los usuarios, pero nuestra utilidad es esencial en la cadena de funcionamiento de nuestro hospital. Aportamos a la labor mancomunada de otras unidades, en virtud de mantener ambientes hospitalarios libres de contaminantes y confiables”, sostuvo.

Finalmente, el jefe de Servicios Generales del HFRZ, Víctor Castro, reflexionó que “si bien es cierto, nuestro hospital otorga un servicio integral, y ha ido avanzando en la humanización de su atención, necesita que, desde los distintos servicios y unidades, nos comprometamos todos por impulsar y mantener una buena interacción entre funcionarios y usuarios. En ese contexto, nuestro quehacer está abocado a sumar un granito de arena para que eso sea efectivo”.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios