Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

El ajedrez, una guerra incruenta en un campo de batalla en blanco y negro

El noruego Magnus Carlsen, campeón del mundo de ajedrez, en una disputada partida. EFE/EPA/YOSHUA ARIAS

Comparte esta noticia

El 20 de julio está señalado en los calendarios como Día mundial del Ajedrez. Una jornada en la que los aficionados celebran un juego que tiene como objetivo hacerse con el rey contrario, rememorando, de manera pacífica, las guerras de la antigüedad. Batallas que en nuestros días se han trasladado al mundo digital, donde humanos y máquinas se desafían por ser los primeros en exclamar jaque mate, la fórmula mágica que pone fin a un juego milenario.
Anuncios

Según cuenta una de las leyendas que han llegado a nuestros días, el éxito alcanzado por el ajedrez en una corte de la India llevó a su rey a ofrecer a su inventor el premio que eligiera. Astuto y buen conocedor de las matemáticas, solicitó como recompensa un grano de trigo en la primera casilla del tablero que se iría doblando en la siguiente y así sucesivamente hasta totalizar las 64 posiciones blancas y negras de la mesa de juego.

Si lo que dice la leyenda fuese cierto y el rey hubiera cumplido su promesa, la creación del ajedrez habría hecho inmensamente rico a su inventor y condenado a la pobreza a los súbditos del reino durante siglos, dada la cantidad de trigo que hubiera supuesto para el rey ser fiel a su palabra.

La anterior es sólo una de las múltiples leyendas creadas alrededor de la génesis del ajedrez. En ellas queda claro el desafío intelectual que supone un juego en el que no interviene el azar y todo queda en manos de la inteligencia y la rapidez mental del jugador para anticiparse a los movimientos del contrario.

UN POCO DE HISTORIA.

Pero más allá de mitos y fábulas, fijar la cronología exacta del ajedrez es una tarea complicada. Los estudios más serios remontan a 1.500 años la antigüedad del juego.

Su antecedente más lejano sería el chaturanga, un juego originario de la India y que fue el embrión del ajedrez como hoy lo conocemos. Durante su largo viaje el ajedrez ha pasado de ser un entretenimiento de reyes a uno de los juegos de mesa más populares en todo el mundo.

Cuando los árabes lo introdujeron en Europa durante la Edad Media, el ajedrez era ya un entretenimiento practicado por las clases acomodadas que lo habían conocido en su viaje desde la India. Monarcas medievales como el rey español Alfonso el Sabio, el ruso Iván el Terrible o el emperador Carlomagno, fueron conspicuos aficionados al ajedrez.

El juego tiene un claro componente militar y jerárquico. Desde la palabra chaturanga, que en sánscrito significa “juego del ejército”, hasta la iconografía de las figuras utilizadas. EFE/EPA/ALI HAIDER

LAS REGLAS DE LA BATALLA.

El juego tiene un claro componente militar y jerárquico. Desde la palabra chaturanga, que en sánscrito significa “juego del ejército”, hasta la iconografía de las figuras utilizadas.

En primer lugar tenemos la infantería, compuesta por ocho peones, la ficha más numerosa pero con el movimiento más limitado; dos caballos, que pueden vencer obstáculos y que se corresponden con la caballería militar; le siguen en importancia los dos alfiles, que según algunos estudiosos representaría a los consejeros reales, políticos y espirituales, que se mueven en diagonal a lo largo del tablero.

Anuncios

Las dos torres, que se mueven arriba y abajo y a los lados, simbolizan las fortalezas medievales y tienen un carácter defensivo.

Finalmente tenemos las dos piezas más importantes: la reina y el rey. La primera es la que tiene mayor libertad de movimientos y lo hace en cualquier dirección, pero siempre en línea recta. Por último, el rey no tiene gran capacidad ofensiva pero su papel es fundamental, ya que la regla básica del juego es eliminarlo, lo que hace que el resto de fichas busquen defenderlo e incluso sacrificarse para que el contrario no consiga el fatídico jaque mate.

DE ENTRETENIMIENTO ELITISTA A JUEGO POPULAR.

Aunque es muy complicado dar un número exacto de practicantes, una encuesta en 2018 del instituto de investigación de mercados YouGov cifraba en 600 millones el número de personas que jugaban al ajedrez. Evidentemente estas estimaciones son solo aproximadas y es imposible calcular la cantidad de juegos de ajedrez que hay en los hogares de todo el mundo. Como dato podemos aportar que solo una pequeña empresa de la ciudad española de Barcelona fabricó 20.000 tableros en 2021.

Detalle de una aplicación de ajedrez en un teléfono móvil. Las batallas de ajedrez se han trasladado al mundo digital, donde humanos y máquinas se desafían por ser los primeros en exclamar jaque mate. EFE/Giorgio Viera

LA ÚLTIMA BATALLA DEL AJEDREZ: EL HOMBRE CONTRA LA MÁQUINA.

Este interés por el juego se ha trasladado a la investigación tecnológica y, especialmente, al desarrollo de la inteligencia artificial. El ajedrez ha sido utilizado para expandir las posibilidades de una ciencia que puede cambiar la vida de los seres humanos en los próximos años.

Un cambio que en 1997 saltó a las primeras páginas de la prensa cuando Deep Blue, una supercomputadora desarrollada por IBM, mandó a la lona a uno de los mejores ajedrecistas de la historia, Gary Kasparov. Desde entonces la evolución de los jugadores no humanos de ajedrez es imparable y en la actualidad el verdadero campeón del mundo tiene cerebro de silicio.

Como consuelo, a los humanos nos queda ser tanto los inventores como los desarrolladores de los algoritmos que nos han puesto contra las cuerdas en un combate incruento que, como hace mil quinientos años, empieza con el movimiento de una ficha blanca y acaba con el triunfal jaque mate. 

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios