Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Tu familia de El Rancagüino te despide querido Bazán

Comparte esta noticia

Este lunes se realizó una misa por el eterno descanso de Hernán Enrique Bazán Bazán, un hombre que, por muchos años, recorrió los rincones del antiguo taller del diario El Rancagüino, alegrando la vida de muchos con su particular forma de ser, destacándose por su amabilidad y alegría.
Anuncios

Acompañado de familiares, amigos, vecinos y trabajadores de Diario El Rancagüino, este lunes en la parroquia San José Obrero se llevó a cabo una misa por el descanso eterno de nuestro querido Hernán Enrique Bazán Bazán, un hombre que a sus 92 años se despidió de la vida, quien por muchos años, recorrió los rincones del antiguo taller del diario El Rancagüino, alegrando los días de muchos con su particular forma de ser, destacándose por su algarabía y amabilidad. Un compañero de trabajo que dejó una profunda huella en todos los que tuvimos el privilegio de conocerlo.

Bazán, como cariñosamente le llamábamos, con su amabilidad y dinamismo, se convirtió en una figura entrañable en la comunidad del Diario El Rancagüino, donde colaboró por más de 60 años. Siempre recordaremos su alegría y su incansable dedicación a su trabajo, donde cada día nos enseñaba la importancia de crear lazos de afecto con los compañeros, acompañado de una que otra talla de pasillo. Su partida marca el fin de una generación que hizo grande a El Rancagüino.

Don Hernán Bazán estuvo casado durante 52 años con su amada Estela, su compañera de ruta, con quien tuvo dos hijos, María José y Cristian, de quienes llegaron tres nietos, Amparo, Mateo y Romina.

En su despedida su hija María José compartió unas palabras llenas de amor y gratitud hacia su padre Hernán Bazán “Mi padre con mucho empeño y alegría, logró superar con creces las dificultades de la vida, transformándose en un ser resiliente, un gladiador, por quien sentimos un orgullo infinito de ser sus hijos y nietos. Padre mío, gracias por enseñarnos con tu ejemplo, que en la vida todo es posible si ponemos esfuerzo, disciplina y perseverancia”.

“Gracias por el compromiso incansable que demostraste durante más de 60 años en tu trabajo en el diario El Rancagüino. Gracias por sacrificarte y trabajar arduamente para que nosotros tuviéramos todo lo que tú no pudiste tener cuando fuiste niño. Gracias por la abnegación con que cuidaste y protegiste durante los 52 años de matrimonio al amor de tu vida, mi madre”.

“Gracias por enseñarnos que, cuando se tiene un corazón noble y generoso, se es con cada persona que está a tu alrededor, no solo con la familia. Gracias por tener esa espontaneidad, sarcasmo y carisma tan únicos, con los cuales lograbas hacer reír hasta a la persona más amargada o triste. Gracias por nunca hacer diferencias entre las personas, tratando a todos por igual y con el mismo respeto, dejando los prejuicios a un lado”.

Anuncios

Tras la emotiva misa, los restos de nuestro querido Hernán Bazán fueron trasladados al cementerio número 2 de Rancagua, mientras que sus historias serán recordadas con mucho cariño por todos los que trabajamos con él y por sus cercanos en Rancagua. Su legado de amor, dedicación y alegría permanecerá en nuestros corazones.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios