Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Nulidad o divorcio: Compensación Económica en el Ámbito Previsional.

Comparte esta noticia

Anuncios

[vc_row gap=”10″ equal_height=”yes” content_placement=”middle” vc_row_background=”” css=”.vc_custom_1607128056914{margin-top: 20px !important;margin-bottom: 20px !important;padding-top: 20px !important;padding-right: 20px !important;padding-bottom: 10px !important;padding-left: 20px !important;background-image: url(https://www.elrancaguino.cl/wp-content/uploads/2020/11/adb9de74aba1d21725bca556e90b1cde-1.png?id=103436) !important;background-position: center !important;background-repeat: no-repeat !important;background-size: cover !important;}”][vc_column width=”2/6″][vc_single_image image=”103660″ img_size=”” alignment=”center”][/vc_column][vc_column width=”1/6″][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vce_speaker][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Para intentar subsanar el menoscabo previsional que haya sufrido uno de los cónyuges durante el matrimonio, por ejemplo, por dejar de trabajar para asumir tareas domésticas o el cuidado de los hijos, se creó la compensación económica en caso de divorcio o nulidad. Si bien son las mujeres las que más hacen uso de este derecho, puede ser solicitado también por los hombres, cumpliendo los requisitos.

¿Qué es la compensación económica en caso de divorcio o nulidad? Es un derecho, para el cónyuge hombre o mujer, que puede ser solicitado por aquél que haya sufrido menoscabo económico como consecuencia de haberse dedicado al cuidado de los hijos o a las labores propias del hogar común, sin haber podido por ello desarrollar una actividad remunerada lucrativa durante el matrimonio.

Como su nombre lo indica, esta compensación se puede establecer tanto por divorcio o nulidad del matrimonio. De igual modo, también existe respecto del Acuerdo de Unión Civil.

El menoscabo económico que sufre quien debe dejar en todo o parte su vida laboral para el cuidado de los hijos o las tareas del hogar, que en la práctica es mayoritariamente la mujer, tiene un espejo en las posibilidades de ahorro previsional y, por tanto, da pie a una menor pensión por tener menos ahorros.

Es por eso, como una medida de equidad de género, el año 2008 comenzó a regir el derecho que tienen tanto mujeres como hombres que se hayan visto perjudicados previsionalmente, a recibir como compensación parte de los fondos previsionales del cónyuge. La medida no aplica automáticamente, sino cuando un juez de familia determina que una de las partes sufrió menoscabo económico durante la unión matrimonial. De esta manera, podrá ordenar el traspaso de fondos hacia la cuenta de capitalización individual del cónyuge compensado o, de no existir ésta, a una cuenta de capitalización individual que se abra al efecto.

El traspaso de los fondos previsionales al cónyuge compensado no podrá exceder del 50% de los recursos que el cónyuge que debe compensar haya acumulado durante el matrimonio.

Este derecho se encuentra garantizado independientemente del régimen patrimonial del matrimonio. Es decir, la forma en que estableció la administración de los bienes y la economía de la unión matrimonial, sea ésta sociedad conyugal, separación total de bienes o participación en los gananciales.

Una vez decretado el traspaso por el juez, la AFP del cónyuge que debe compensar deberá traspasar los fondos a la cuenta del cónyuge beneficiario dentro de los 15 días hábiles de notificada esta orden.

Anuncios

 

¿Qué factores inciden en que las pensiones de las mujeres sean más bajas?

  1. Las mujeres poseen menor participación en el mercado laboral. Por aspectos culturales, por ejemplo, persiste en la sociedad la distribución de actividades en base a roles de género, donde las mujeres asumen tareas vinculadas al hogar y al cuidado de los hijos y/o de personas dependientes sin una remuneración asociada.
  2. En términos estadísticos, en los ingresos medios la brecha salarial en perjuicio de las mujeres es de 15,7% respecto a los hombres. Por tanto, su ahorro obligatorio del 10% es inferior.
  3. Menor período de ahorro de las mujeres, ya que la edad legal para pensionarse es a partir de los 60 años, mientras que los hombres pueden ahorrar para pensión hasta los 65 años.
  4. Las pensiones son calculadas con tablas de mortalidad diferenciadas por sexo. Dichas herramientas permiten proyectar que las mujeres, a los 60 años (edad de jubilación) tienen una expectativa de vida de 91 años, mientras que los hombres, a los 65 años (edad de jubilación) tienen una expectativa de vida de 86 años. Por tanto, en el cálculo de las pensiones incide que el ahorro de la mujer debe ser distribuido en una mayor cantidad de años en relación a los hombres.

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios