Síguenos

Reportajes

El gran desafío de la industria panificadora en tiempos de cambio climático

Publicado

el

  • Hoy por hoy, el gremio está en vías de reconvertir sus hornos a tecnologías limpias. La leña, su principal combustible, está quedando atrás y los empresarios están claros en que tendrán que invertir para poder cumplir con la normativa ambiental.
  • En la región, son varias empresas las que ya han cambiado dejando atrás la madera por pellet, gas o petróleo, hecho que también ha sido incentivado por los organismos del Estadio.

Por Ricardo Obando.

Robinson Escobar, José Zapata, Felipe Astorga y Felipe Cerón trabajan arduo. Su jornada arranca muy temprano cada día. Cumpliendo una función clave, producen algo que a muchos los gratifica por su sabor, por su forma, por su color, por su aroma: el pan.


En la panadería en que trabajan, “Súper Pan”, en San Fernando, cada uno de ellos suma varios años de labores. Llegando al lugar antes del alba, comienzan con las funciones de cada etapa de la elaboración. En pleno siglo XXI, las cosas han cambiado mucho respecto a décadas pasadas. Hoy por hoy cuentan con maquinaria especial para diversas operaciones, pero otras situaciones no varían lo histórico, como encender el horno, por ejemplo.


En una comuna ubicada dentro de la denominada “Zona Saturada de Contaminación”, como otras 16 de la región, el pan cocido en horno a leña está pronto a desaparecer. Las nuevas políticas para descontaminar el valle central, están llevando -dicen- a que el sabor y la calidad de este alimento no sea la misma de antes, argumento que es rebatido al interior del gremio. Esa marraqueta crujiente, en muchos locales es cosa del pasado. Pero para quienes aún logran trabajar con leña en el horneado, su pan sigue siendo el mejor.

UN PRODUCTO DE PRIMERA NECESIDAD

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), las ventas del rubro bordean los US$ 1.000 millones, con un nivel de empleo de 25.000 trabajadores en todo el país.


Desde hace casi una década, de acuerdo a lo publicado por el Banco Central, la industria panadera aportó con el 18 por ciento del PIB (Producto Interno Bruto) en el rubro alimentos y el 4.2 por ciento del área manufactura, siendo el sexto apartado en la clasificación dentro de otros 46 que componen la industria manufacturera. Eso sí, el pan es el primero en el ranking de los alimentos procesados.


Las cifras, aportan también que el rubro es el eslabón final de la cadena “trigo-harina-pan”, elevando su importancia a la cadena de la producción de trigo y la industria molinera (75 molinos en Chile).


Respecto al tipo de pan preferido por los consumidores, el 88 por ciento corresponde a marraqueta y hallulla, representado en 400 toneladas anuales, el 55 por ciento del total de la industria panificadora.


En nuestro país, los datos expresan que per cápita anual, cada uno de nosotros consume entre 86 a 90 kilos de pan cada doce meses, números que dejan a Chile como el tercer país del mundo con más consumo y el primero del continente.


Es más, el pan es consumido preferentemente por los estratos socioeconómicos más bajos, D y E, con un 53 por ciento, y el sector más acomodado solo aporta con el 5 por ciento del total consumido.

LA LEÑA EN RETROCESO

La quema de madera para este tipo de producción se define como una fuente estacionaria, catalogada en los diversos contextos de los planes de descontaminación -no solo de esta región-, como “aquéllas situadas en un lugar físico particular, definido e inamovible, cuyas emisiones se descargan a través de un ducto o chimenea”.


El producto de esta función, que permite calentar los hornos a 240 grados aproximadamente para la producción de pan, y que en época crítica de emisión de gases contaminantes -otoño – invierno-, el “material particulado respirable”, puede producir irritaciones tras penetrar en todo el sistema respiratorio y a la vez podría ser la causante de diversas enfermedades. Este material, dependiendo de su masa y composición, se divide en fracción gruesa (fracción del MP10 mayor a 2,5 μm y menor o igual a 10μm, en diámetro aerodinámico) y en fracción fina (fracción del MP10 con diámetro aerodinámico menor a 2,5 μm. Denominado también MP2,5). Esta condición, claro está, no es atribuible solo a las panaderías, sino que también a otras industrias presentes en la zona y también a la calefacción domiciliaria, que por momentos en ciudades como Rancagua, Rengo o San Fernando, torna irrespirable el ambiente por las tardes.


Frente a este escenario, desde el Estado han estado trabajando para poder lograr un cambio. De un tiempo a esta parte, se han generado los denominados “Acuerdos de Producción Limpia” (APL).
¿Qué son los APL? De acuerdo a lo indicado en el Plan de Descontaminación Atmosférica para el Valle Central de la región del Libertador General Bernardo O’Higgins, que entró en vigencia el 5 de agosto de 2013 (trabajan en uno nuevo), el “Acuerdo de Producción Limpia” es un “convenio celebrado entre un sector empresarial, empresa o empresas, y el o los órganos de la Administración del Estado con competencia en materias ambientales, sanitarias, de higiene y seguridad laboral, uso de la energía y de fomento productivo, cuyo objetivo es aplicar la producción limpia a través de metas y acciones específicas”.


En ese sentido, el seremi Medio Ambiente, Rodrigo Lagos, puntualizó que en el caso de las panaderías, “tenemos un APL que lo hemos trabajado junto a CORFO y los representantes de ellas”. Lo que se pretende, señala, es que “se quiere hacer una incorporación dentro del PDA (Plan de Descontaminación Ambiental) para fortalecer estos acuerdos de producción limpia y hacer el recambio desde leña a una mejor tecnología, que es el gas”.


Esto último, implica una inversión mayor para poder reconvertir los hornos a la utilización de pellet, o bien, pasar derechamente por gas o petróleo.


Y este cambio, dijo la autoridad, cuenta con la aprobación del gremio. “Los panaderos están muy dispuestos al recambio, CORFO está tratando se incentivar los usos, y lo que se busca es el recambio completo de las panaderías a la energía con el gas”.


Ahora bien, el año 2018 se anunció un APL con parte del gremio en Rancagua, pero para lograrlo con la totalidad, se necesita -dice el seremi- que los panaderos se unan. La postulación a este APL, señala, “es por grupo, no es que todo el global de las panaderías está incluido. Hay un grupo que se involucra y hay un apoyo para quien quiera suscribirse a eso”.

BUENAS NUEVAS

Con poco más de 200 millones designados especialmente por el Consejo Regional -a través del instrumento IPRO, Línea de Apoyo de Inversión Productiva de CORFO-, hubo empresas que pudieron postular en 2018 para reconversión y mejoramiento de sus procesos productivos tras estar adheridas al APL.


El gremio, representado por Orlando Salazar, presidente INDUPAN la región, firmó -en agosto de 2018- el acuerdo con la participación del Gobierno Regional, las seremías del Medio Ambiente, Energía, Salud y Economía. En el documento, se acordó, al margen de la descontaminación, acciones tendientes a reducir en un 10 por ciento en el contenido de sal presente en marraqueta, mejoría en estándares productivos, con estrategias para generar ventas de mayor competitividad; el reconocimiento de buenas prácticas de manufactura e inocuidad alimentaria; gestión eficiente del agua y energía; prevención de riesgos laborales, y; fortalecimiento de capacidades de trabajadores.
Un dato. A diciembre de 2014, en el valle central existía cerca de 100 panaderías, de las cuales la gran mayoría producía utilizando leña como combustible. En aquel año, se efectuó un seminario con participación de empresas de Rancagua, Coinco y Rengo, donde ellos plantearon las dificultades para poder cumplir con lo exigido en el PDA para el rubro, apuntando que el problema principal es la gran inversión para reconvertirse y el aumento de precios de los combustibles (pellet o gas).
Dicho encuentro, realizado en el Salón O’Higgins y organizado por la Secretaría Regional Ministerial del Medio Ambiente (liderado por Giovanna Amaya, seremi en el anterior gobierno), se explicó a los empresarios los alcances del PDA y las exigencias de emisión para panaderías de las 17 comunas de la zona saturada. Dicho máximo, alcanza a 50 microgramos por metro cúbico de material particulado.


En aquella cita, participó también el director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, Juan Ladrón de Guevara.


Es más, se señaló que el denominado “Programa de Promoción de Cumplimiento (PPC)”, determina que el sector panificador “tendrá que cambiar sus hornos por otros menos contaminantes o realizar mejoras para el control de emisiones en el plazo de 12 meses”. Lo anterior, porque “la mayoría de las instalaciones de la región utilizan leña como combustible y no se ajustan al límite de emisiones de Material Particulado, que en este caso es de 50 mg/Nm3”.

UN PROYECTO CONJUNTO

Desde la Corporación de Fomento a la Producción, CORFO, apuntan que es fundamental apoyar a la industria, con el fin de lograr una mejoría tecnológica de sus hornos.


En ese sentido, el director regional, Emiliano Orueta, puntualizó que, con fondos del Gobierno Regional y el Programa de Inversión Productiva (IPRO), “estamos financiando reconversión a 20 panaderos de la región”, lo que equivale a un monto de 223 millones de pesos, más un compromiso de género de que deben ser también cinco empresas lideradas por mujeres.


Para el gremio, comenta Orueta, existe el compromiso de ir modificando el combustible que utiliza el sector panadero a uno de energía limpia, ya que el que no lo haga, se arriesga a multas. “Ellos, por obligación, tenían que cambiar su sistema de alimentación de los hornos y es un trabajo que se viene realizando desde hace bastante tiempo con el APL de los panaderos”.


Con dicho acuerdo, manifiesta, “se llegó, se vio, se evaluó cuál eran las mejores tecnologías, las más económicas, se vieron todos los pro y los contra. Allí se llegó a ciertas tecnologías que nosotros como CORFO les estamos ayudando a financiar a los panaderos”. Sobre eso, y en la mayoría de los beneficiados, la idea es cambiar la leña por gas.


Es más, Orueta apunta a que el gremio panificador, “tiene la mejor disposición. Incluso pensé que algunos podían ser reticentes a esto ya que la leña es más barata. Ellos estuvieron súper abiertos a hacer el cambio, porque se daban cuenta del tema de la contaminación y querían ser parte de la solución y no del problema, y eso se agradece”.


Justamente, desde Indupan, explican cómo se ha dado este proceso. Para Orlando Salazar, presidente de INDUPAN en O’Higgins, el trabajo con CORFO implica que esta institución, “nos coopera con el 40 por ciento del valor de la inversión con un tope de 30 millones de pesos. Me explico, si un horno nos cuesta 20 millones de pesos, nosotros tenemos que tener 12 millones y ellos aportarán los 8. Pero, cuando CORFO verifique que ese horno esté en Ibieta 656 (un ejemplo) de tu panadería, y funcionando, días después te llegará el cheque por el 40 por ciento del valor del horno. Así va funcionar e indudablemente será de una gran ayuda”.


Eso sí, Salazar, aclara que los montos “no alcanzan para hacer todo lo que hay que hacer ya que los hornos lamentablemente son carísimos”.


Es más, el dirigente del gremio manifiesta que, “uno no puede colocar cualquier horno, tienen que ser con tecnologías que están archi probadas en Europa”.


Tras la firma del APL el año pasado, comenta, los proyectos fueron divididos en dos grupos. De 19 personas que finalmente pudieron postular (cumpliendo los requisitos exigidos, como por ejemplo sin deudas en imposiciones con trabajadores y tampoco deudas con la Tesorería General de la República), “en diciembre (2018) hubo cinco a quienes se les autorizó para que pudieran hacer los trámites con las empresas para poder comprar los hornos. El resto, 14, estamos en el segundo grupo, donde yo estoy”. Aquellos empresarios, dijo, esperaban que esto fuera realizado a más tardar en febrero de 2019, pero “lamentablemente nos piden papeles que tienen que estar actualizados, y como se demoró, se fueron venciendo”.


Ahora bien, entre los panificadores están conscientes de que hay que cumplir con las normas ambientales. Entre los que firmaron el acuerdo, sostiene, ese compromiso “lo veo bastante bien. Ahora, hay muchos que no firmaron, porque siguen pensando que acá no va a pasar nada, que no se va fiscalizar y que somos nosotros los que estamos equivocados, nos han dicho varias veces”.


En ese sentido, desde el organismo que debe realizar este análisis, Medio Ambiente, ya han fiscalizado comenta el dirigente, y que, para quienes no cumplan con la normativa, “tiene que haber una mano muy dura”.


En otro punto, uno de los mitos que se comenta respecto al cambio del combustible para los hornos, de leña a otro, es la calidad del pan. Sobre este tema, Orlando Salazar recalca que, “hay muchos colegas nuestros que ya no hacen pan en el típico horno chileno, y el pan sale igual. Con el horno chileno, la calidad y el sabor está fijado por la parte artesanal (del proceso), por ser un horno a leña, de los antiguos”.


Pero también, los APL apuntan a reducir el sodio en este alimento. Al respecto, el directivo de INDUPAN O’Higgins, expresa que, hace algún tiempo, “nosotros hicimos varias pruebas con Gloria Videla Jaramillo, que es ingeniera en alimentos. En varias industrias de Rancagua se hicieron, trabajando con un 10 hasta 20 por ciento menos de sal, y no hay grandes cambios”. Claro está que, como dice, “la sal es un producto que se ayuda a conservar el color, el sabor, la textura y la durabilidad del pan”.


Finalmente, el dirigente panadero regional reafirmó el compromiso del gremio, ya que, como señala, “nosotros queremos cooperar con la autoridad de todas maneras, porque firmamos el acuerdo. Y estamos dispuesto a hacerlo porque hay que cuidar el medio ambiente”.

POR AVANZAR A UNA TECNOLOGÍA LIMPIA

Mientras Robinson Escobar, José Zapata, Felipe Astorga y Felipe Cerón continúan en sus labores de producción de pan, Juan González Cabello, dueño de la panadería sanfernandina, agrega que si bien, tiene claro que hay que invertir para reducir las emisiones de su empresa, si están informados de lo que tienen que hacer prontamente.


El negocio, de carácter familiar, tiene más de 40 años produciendo en horno chileno, a leña. Dicho combustible, agrega, “es mucho más barato que lo que viene ahora, como el pellet, el gas o petroleo”.


El reconvertirse, apunta, implicará para su empresa una inversión mayor, lo que significará que los costos van a subir mucho.


Según expresa, a ellos le han manifestado que el cambio se requiere por, “la calidad del aire, la contaminación, y el mejorar la calidad de vida de las personas”. Agrega que, en San Fernando, “todas las panaderías están informadas del tema, y hay que ver cuál es la mejor alternativa”, y que “este sería el último año que tenemos como plazo para cambiarnos”.


Para su panadería, la alternativa que más le conviene es el pellet, porque no necesitará construir un horno nuevo, sino que mantener el actual agregando la caldera que le permitirá utilizar aquel material como combustible. “El pan saldría igual, no tendríamos que cambiar el horno”.
El modificar su sistema de producción, recalca, cambiará algunas cosas del producto final. “El sabor cambia, porque el pan queda impregnado al sabor de leña, queda distinto”, puntualiza.


Finaliza el día en esta panadería, se baja la cortina metálica y a descansar. Pasado la medianoche volverán las máquinas a funcionar, porque a las 7 de la mañana, se abren nuevamente las puertas para recibir a los clientes que, como indica su dueño, están a la espera de la mejor marraqueta de la ciudad.

Las bases de un Acuerdo de Producción Limpia (APL)

De acuerdo a lo expuesto en documentos firmados, no solo en la región, sino que también en zonas vecinas, el Acuerdo de Producción Limpia tiene varias acciones a seguir.


Lo primero es que las panaderías implementen buenas prácticas de manufactura, basado en que las empresas “elaborarán un diagrama de flujo unidireccional operativo de los procesos, detallando sus etapas y las actividades desarrolladas en cada una de ellas”. Junto con ello, se establece que la industria “elaborará un procedimiento recepción de materias primas críticas: harina, manteca, materia grasa y semillas sí corresponde”. En ese sentido, se establece que, “las panaderías mantendrán un mecanismo de almacenamiento diferenciado de las materias primas e insumos y, cuando corresponda de los productos terminados. Se deberá poner especial énfasis en aquellas materias primas e insumos que requieren refrigeración”.


Junto con ello, el APL agrega que, “las panaderías, almacenarán sus productos químicos no alimentario, utilizados para la limpieza, sanitización y desinfección de utensilios y equipos, tales como detergentes y desinfectantes, en un estante o bodega de uso exclusivo, debidamente identificado y cerrado”.


Además, se agrega que, quienes firmen este tipo de acuerdo, “mantendrán sus instalaciones bajo condiciones de infraestructura adecuadas a la actividad, considerando: Pisos, muros, vidrios, luminarias, instalaciones eléctricas, patios de servicios y cielos (lisos, de fácil limpieza y desinfección).


De paso, deberán sumar a sus instalaciones, “sistemas de ventilación para evitar el calor excesivo, la condensación y acumulación de polvos, asegurando la renovación de aire contaminado y que, las zonas de elaboración deberán contar con un lavamanos”, y que, “las que cuenten con salas de ventas, deberán contar con los elementos para proteger el pan. Para ello utilizarán contenedores o vitrinas, cerradas o protegidas por mallas, en ellas se mantendrán pinzas u otros utensilios para coger el pan”.


También, dentro de sus compromisos, se manifiesta la reducción del sodio en cada producto final, la baja en un 20 por ciento de los envíos de residuos sólidos a rellenos sanitarios, baja de un 5 por ciento en el consumo de agua, reducir en un 3 por ciento el indicador de consumo de energía por quintal de harina (medido en Kw/H), bajas en un 5 por ciento la generación de emisiones atmosféricas (recambio de combustible para horneado), e incluir capacidades de producción limpia y sustentabilidad en los trabajadores.

Anuncio Publicitario

Actualidad

Nueva ciclovía en Millán ¿provoca atochamientos?

Publicado

el

-“En Rancagua en todos sus avances en ningún momento ha quitado una pista de circulación vehicular. El sacrificio o el costo han sido los estacionamientos” argumenta Raimundo Agliati desde el municipio, frente a la red de ciclovías en la ciudad que vienen a compartir el espacio público acotado existente.

Gina Pérez
Fotos: Marco Lara

La extensión de redes de ciclovías en Rancagua que busca promover la intermodalidad presenta opiniones diversas por un lado están los que apoyan la idea liderada por la Secretaría Comunal de Planificación de la Municipalidad de Rancagua que busca entregar mayor comodidad y seguridad a los peatones y ciclistas de la ciudad. Y por otro, los automovilistas que sienten que la medida no se adecua a la realidad de la capital regional y hoy se suman los usuarios de la locomoción colectiva que por estos días intentan ocupar el paradero de Avenida Millán con el Paseo Estado, el que se ve dificultado por las obras de extensión de la ya amplia red de ciclovías local y la eliminación de la bahía que existía en dicho paradero para que la locomoción pudiese de manera segura dejar o tomar pasajeros.


Los trabajos se pueden ver y se trata de la ciclovía que llega hasta la calle Alcázar cuyas obras deberían estar finalizadas en un plazo de 6 meses.


La ciclovía se extenderá por Av. Millán, tomando la vereda sur por la calle Campos, usando la calle de servicio y llegando a la calle Estación, para terminar en la Estación de Ferrocarriles de Rancagua.
“Todas las mediciones indican que a diario más de 600 ciclistas siguen por Millán hacia el poniente; por eso se busca entregarles a quienes usan este sistema de movilización mayor seguridad y comodidad(…) se trata de un trabajo en conjunto con el Minvu y que están siendo ejecutadas a través del Serviu”, explica en entrevista el director de Secplac de la Municipalidad de Rancagua, Raimundo Agliati.


En este lugar la ciclovía considerará cruces semaforizados para así dar mayor seguridad a la circulación de los usuarios de las ciclovías y a los vecinos del sector poniente de la ciudad. “En ese punto va a seguir siendo una parada de transporte público aquí lo que ocurrió es que se eliminó la bahía o el bolsón ocupado por estacionamientos eso ahora será usado por ciclistas pero el punto de parada seguirá existiendo para el transporte público y el diseño contempla semaforización y da prioridad al transporte público al peatón para que se baje de manera segura y acceder a calle Estado” aseguró.


De esta manera se sigue la idea que ha venido trabajando Agliati de promover la intermodalidad, esta vez que los usuarios de las ciclovías puedan llegar de manera segura y con una conexión expedita con la Estación de Trenes de Rancagua.


Así se proyecta se vería en un futuro la intersección en Millán con Estado
 

OPINIONES DIVIDIDAS
Reinaldo trabaja en la línea 5 Rancagua Sur en locomoción colectiva menor y ocupa a diario la vía y su opinión al respecto es que la decisión le afecta a él y a sus colegas “Esto no es bueno ya que nos quitaron un espacio para dejar a los pasajeros. Aquí se provoca atochamientos por el Instituto se juntan todos los vehículos se forma una alta congestión “opina. Por otro lado, Andrés es ciclista desde hace más de 20 años y plantea que está de acuerdo con las ciclovías “Rancagua es una ciudad chica, uno demora treinta minutos en atravesar toda la ciudad. Lo que falta es conciencia de que es una buena opción de vida y así se evitaría los tacos. Me parece excelente que se amplíen las red de ciclovía hasta el Rodoviario” señaló Andrés Pérez.

INTERMODALIDAD: APUESTA MUNICIPAL
Intermodalidad esa es la premisa que ha impuesto el municipio y es hacia donde la ciudad debe avanzar Consultado Agliati por los trabajos que realizan en calle Estado esquina Millán que por lo pronto se aprecia que se elimina el bolsón que ha sido ocupada por tanto conductores de locomoción colectiva tanto mayor y menor y por los apoderados del establecimiento educacional que allí existe el director de Secplac responde que el paradero no se elimina sino que se ajusta permitiendo que todos los modos sean respetados, peatones, ciclos, transporte público y el auto particular todo esto en el marco de la convivencia vial. “Hoy en ese lugar el sacrificio que se ha hecho es eliminar el bolsón donde hasta el año pasado se estacionaban autos particulares, la obra está ejecutada por el Serviu y el beneficio que trae es semaforizar ese cruce y será un cruce más seguro y se espera que termine antes de los seis meses de aproximado de 2 kilómetros y el trabajo más duro ya se ejecutaron en el tramo de zona de colegios” argumenta y agrega que “los trabajos que quedan son menores y se irán efectuando rápidamente y no contempla cortes o reducción de pistas que puedan interferir el habitual actuar de la comunidad y cuenta con pasos peatonales habilitados poniente y oriente y así también al acceso vehicular a la sección inicial del Instituto O’Higgins no está asociado a las obras ha sido el colegio que ha tomado la decisión de mantener cerrado ese acceso ” acotó.


La red de ciclovía ingresó al centro de Rancagua en el año 2015 a la Plaza de los Héroes y luego se extendió a los dos años hacía el sur llegando a calle Millán y hoy la ciclovía concluye en Millán en Alcázar. Y luego del conteo que se hizo en el lugar este arrojó que en calle Millán transitaban sobre 600 ciclistas en forma diaria por el costado de la iglesia “por lo tanto correspondía extender esta ciclovia continuar por el lado norte hasta calle Campos y allí atraviesa al costado sur y avanzará por la calle de servicio hasta llegar hasta la avenida estación y de ahí hasta el metrotrén” explica Agliati. Dentro de los beneficios de esta apuesta en términos generales es la intermodalidad para poder continuar el viaje a los que viajen a Santiago de hecho se contempla un bici estacionamiento al interior de la estación – trabajo coordinado con EFE- y por otro lado acercar la red de ciclovía hacia el sector sur poniente de la ciudad donde se hace necesario consolidarla “esta ampliación de Millán justamente viene a ayudar a acercarse al sector y podremos en un tiempo futuro en iniciar la conexión hacia el sur poniente y se conectará con la doble vía Baquedano por lo tanto el eje Millán es estructural” destaca.

ESPACIO PUBLICO ACOTADO
El espacio público existente en Rancagua es acotado más aún en el centro y eso lo sabe bien Agliati y bajo su visión éste debe ser compartido “las ciclovías deben ir por calzadas- al nivel de la calle- así lo promueven y lo indica la norma. En Rancagua en todos sus avances en ningún momento ha quitado una pista de circulación vehicular el sacrificio el costo han sido los estacionamientos” resalta.


El propósito del municipio recalca el funcionario municipal es que el desafío ha sido trabajar con visión de presente y futuro entendiendo que las ciudades han cambiado y deben entregar alternativas de movilidad sustentable dándole prioridad al peatón, a los ciclos, al transporte público y luego al automóvil particular, “esto no es un invento de Rancagua estas son las políticas nacionales y globales hacía como deben planificarse las ciudades y Chile lo tiene consagrado en sus compromisos de estado y en la misma ley de convivencia vial aprobada en 2018”. De hecho resaltó finalmente que Rancagua ha crecido de manera exponencial del uso de bicicletas sobre todo en la ciclovía alameda y Chile está dentro de los países con mayor crecimiento a nivel mundial.

Continuar Leyendo

Reportajes

Covid-19 e Influenza: Semejanzas y diferencias que debe saber

Publicado

el

Desde este 16 de marzo, el Ministerio de Salud dispuso la vacunación para prevenir la Influenza, al mismo tiempo que esta tarde el ministro de Salud confirmó el primer caso de coronavirus en el país, el paciente es de Talca.

La llegada del Covid-19 a Chile y los casos de influenza que cada año registra el país, hará que este otoño-invierno sea un periodo de máxima atención para las autoridades y la población en general.

¿Cómo saber la diferencia o la similitud entre el coronavirus surgido en China y la Influenza? El bioquímico, doctor en ciencias biológicas y académico de la U. San Sebastián, Alejandro Amoroso, lo explica.Coronavirus Covid-19 e Influenza ¿se parecen en su forma de contagio?

Primero aclarar que Covid-19 (Corona Virus Desease-2019) es el nombre de la enfermedad que causa el nuevo coronavirus 2019-nCoV.

Tanto Covid-19 como el virus de influenza son virus de transmisión aérea. Se transmiten en general por vía respiratoria (boca y nariz) y por los ojos, a través de las gotitas (aerosol) que producen los portadores cuando tosen, estornudan o hablan. Aunque también se puede transmitir por el contacto humano o por objetos o sustancias contaminadas.

La mejor forma de prevenir el contagio es lavarse las manos con frecuencia, evitar tocarse los ojos nariz y boca, evitar saludar de mano y evitar acercarse a enfermos.

  • ¿Cuál es el tratamiento para Covid-19 y para Influenza?
  • En general para las infecciones virales sólo se utilizan tratamientos paliativos de los síntomas, sin embargo, en algunos casos el médico puede recetar tratamiento antiviral. Para Covid-19 no existe un tratamiento antiviral específico recomendado. Las personas con Covid-19 deben recibir atención de apoyo para ayudar a aliviar los síntomas, dependiendo de la severidad del caso. Actualmente se están llevando a cabo ensayos clínicos con antivirales empleados en otras enfermedades.

Cabe destacar que, para el caso de la influenza existe una vacuna altamente efectiva. Por lo tanto, la mejor prevención es vacunarse todos los años. Para Covid-2019 hasta la fecha no existe vacuna ni tratamiento específico.

  • ¿Cuáles son los riesgos de tener ambas enfermedades?
  • Aunque todos estamos expuestos a contraer estos virus respiratorios, la población de riesgo es aquella con algún grado de compromiso en su sistema inmunológico, como adultos mayores o pacientes inmunosuprimidos. El resto de la población, difícilmente podría tener una evolución con riesgo de muerte.

Alrededor del 80% de las infecciones del nuevo coronavirus se clasifican como leves, con un tiempo de recuperación de alrededor de dos semanas, el 15% como graves y solo el 5% como críticas, lo que puede incluir insuficiencia respiratoria y multiorgánica, con un tiempo de recuperación de entre 3 a 6 semanas.

El periodo de incubación medio es de 3 a 7 días, con un máximo de 14.

  • ¿Cuáles son los síntomas de Covid-19 e Influenza?
  • Los síntomas comunes de coronavirus pueden incluir fiebre, tos seca, dificultad para respirar, dolor muscular y fatiga. Síntomas menos típicos de coronavirus son acumulación de flema, dolor de cabeza, diarrea. Síntomas atípicos para el coronavirus pueden ser secreción nasal y dolor de garganta.

Una secreción nasal y dolor de garganta son signos típicos de infección de las vías respiratorias superiores. Por lo tanto, aquellos que tienen episodios de estornudos o resfriados probablemente tengan gripe o un resfriado común. Como el nuevo coronavirus generalmente afecta el tracto respiratorio inferior, la mayoría de los infectados exhiben tos seca, dificultad para respirar o neumonía, pero no dolor de garganta.

¿Cuál de los dos virus es más peligroso?

  • La tasa de mortalidad por el Covid-19 se estima de entre un 2-4% en China, y cerca del 0.7% en otros lugares. Esto la hacer bastante menos mortal que otros virus similares como el SARS (10%), sin embargo, debido a su gran capacidad de propagación se estima que causará muchas más muertes.

Al comparar este virus con la influenza común, tenemos el caso opuesto. La influenza tiene una tasa de mortalidad estimada de entre un 0.1% y 0.05%, sin embargo, causa una gran cantidad de muertes al año. Se estima que solo en EE.UU. mueren cerca de 14.000 personas cada año de influenza.

Continuar Leyendo

Reportajes

Lavarse las manos: El principal escudo para combatir las enfermedades

Publicado

el


• Una correcta higiene de manos debe demandar 30 segundos si utilizamos alcohol gel y unos 60 segundos si usamos agua y jabón.


El mundo está atento al comportamiento en torno al Coronavirus, y se están tomando todas las medidas para evitar su rápida propagación, pero sin duda uno de los consejos más sencillos y simples para evitar el contagio es la acción de un correcto lavado de manos, ya que existe evidencia científica sobre el aporte real en la prevención y control de infecciones, así lo enfatiza la Organización Mundial de la Salud (OMS).

.
En el complejo escenario que nos encontramos se hace necesario fortalecer medidas de prevención, y el lavado de manos debe transformarse en un hábito de rutina diaria y a través del cual se evita el contagio y propagación de muchas enfermedades, que atacan principalmente nuestro sistema digestivo, pero que puede terminar comprometiendo otras partes del organismo.


Liliana Guajardo, Jefa del Subdepartamento de Epidemiología y Objetivos Sanitarios Dirección de Servicio de Salud O´Higgins, puntualizó que la importancia de lavarse las manos radica principalmente en que se realiza un sinfín de actividades con ellas, permitiendo en muchos casos que entren en contacto con gérmenes, bacterias y sustancias que pueden ser nocivas para nuestra salud.


La profesional es categórica al señalar que “lavarse las manos no la debemos asociar al momento de cocinar o cuando se va al baño, sino más bien en todos los momentos en que nos encontramos en contacto con agentes externos propensos de bacterias”.


Hoy en tiempos de alerta sanitaria sin duda que las medidas preventivas son un buen escudo para combatir infecciones de todo tipo, y los usuarios junto con practicarlas deben exigir a los profesionales de la salud una adecuada higiene de manos, ya que esto puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte de una persona.


Una correcta higiene de manos debe demandar 30 segundos si utilizamos alcohol en gel y unos 60 segundos si usamos agua y jabón. Con esta sencilla práctica se pueden prevenir infecciones como la diarrea, la neumonía, las infecciones cutáneas, infecciones a los ojos o parásitos intestinales se pueden evitar por medio de una buena higiene de manos, ya que la flora microbiana cutánea transitoria de la piel contamina las manos por el contacto con los objetos, secreciones y material fecal.


Esta sencilla rutina es el método más fácil, rápido y económico para prevenir enfermedades diarreicas e infecciones respiratorias agudas, infecciones cutáneas, parásitos que causan la muerte de 3,5 millones de niños y niñas cada año y afectan la salud de millones más, tanto en países desarrollados como en vía de desarrollo.


La profesional del Servicio de Salud O’Higgins resaltó que “cuando se conversa con las personas sobre el lavado de manos se pueden advertir pequeños errores, en el caso de los adultos, como no retirar anillos, relojes y joyas, ya que la piel debajo de los mismos está más densamente colonizada por gérmenes que las áreas libres de la piel en los dedos. Representan una fuente potencial de desarrollo de microorganismos y por lo tanto pueden ser un reservorio para múltiples gérmenes”.
A lo anterior hay que sumar, complementariamente, tener en cuenta la higiene de los objetos que se manipulan con frecuencia, por ejemplo, los teléfonos celulares, y artefactos electrónicos. Es importante adquirir el hábito de limpiarlos y desinfectarlos periódicamente ya que forman parte del entorno, se llevan con uno en todo momento, los niños los tocan e incluso, algunos bebés se los llevan a la boca. Los microorganismos no se ven, pero están ahí, imperceptibles, buscando y pueden causarnos daño.

Los 11 pasos para una técnica correcta de lavado de manos con agua y jabón

  1. Mojarse las manos.
  2. Aplicar suficiente jabón para cubrir toda la mano.
  3. Frotar las palmas entre sí.
  4. Frotar la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos, y viceversa.
  5. Frotar las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados.
  6. Frotar el dorso de los dedos de una mano contra la palma de la mano opuesta, manteniendo unidos los dedos.
  7. Rodeando el pulgar izquierdo con la palma de la mano derecha, frotarlo con un movimiento de rotación, y viceversa.
  8. Frotar la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación, y viceversa.
  9. Enjuagar las manos.
  10. Secarlas con una toalla de un solo uso.
  11. Utilizar la toalla de papel para cerrar la llave del agua.
Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto