Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Testimonio de entrega y amor al prójimo en la Diócesis de Rancagua.

Comparte esta noticia

Anuncios

La solidaridad, la creatividad y la búsqueda incansable de ayudar a los otros han marcado la labor de los agentes pastorales de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Rancagua, que desde comienzos del año pasado buscaron la forma de seguir entregando comida y compañía -a pesar de la pandemia- a quienes más lo necesitaban, especialmente, luego que el histórico “Comedor de los Reyes” debió suspender su trabajo por un tema de aforo.

Cabe recordar que este comedor entregaba cada día lunes, en dependencias de la sede parroquial, alimentación a más de 200 personas, la mayoría de ellas en situación de calle.Es así como a principios del 2020 un grupo de voluntarios asumió la tarea de entregar cada sábado almuerzos para llevar.

Erica Leyton catequista de Primera Comunión y una de las voluntarias que desarrolla esta labor, cuenta que “existía mucha necesidad en ese momento y la parroquia no podía dejar de entregar este servicio, sobre todo cuando no sólo eran los “reyes”, sino que también muchas familias que lo estaban pasando mal”, relató. Aseveró que “gracias a Dios y la Virgen del Carmen nunca nos faltaron donaciones para realizar los almuerzos”.

Este año 2021, han continuado con esta tarea, pues el párroco, padre Miguel Cornejo, solicitó a los grupos parroquiales seguir entregando este servicio por turnos, mientras se espera volver a implementar el “Comedor de los Reyes”.

Desde que comenzó la pandemia y el “Comedor de los Reyes” -creado por el padre Vito Gianfreda (Q.E.P.D)- debió suspender sus labores. En la parroquia asumieron la labor de acoger a quienes lo estaban pasando mal, entregando almuerzos para llevar.

Son a lo menos 50 almuerzos, consistentes en tallarines con salsa boloñesa, ensalada, pan, jugo y fruta los que preparan en cada ocasión, siendo un trabajo que se planifica cuidadosamente para respetar los aforos establecidos por la autoridad sanitaria y conseguir los recursos y donaciones, para luego preparar los alimentos y entregarlos para llevar.

Erica enfatizó que “la experiencia de trabajar en este voluntariado con los grupos parroquiales permite que cada uno de nosotros se impregne del amor al prójimo y ese amor uno lo lleva a su casa, lo comparte con sus hijos y con quienes uno se relaciona habitualmente.  Es una experiencia de amor y solidaridad maravillosa”.

Anuncios

 

OTRA INICIATIVA

Otro ejemplo de iniciativas solidarias lo ha dado la Parroquia Nuestra Señora de La Merced de Marchigüe, que ha dispuesto por segundo mes consecutivo un recibimiento y acogida a los adultos mayores -a través de una taza de té o café, y un trozo de queque o galletas- mientras esperan el pago de sus pensiones. Muchos de ellos llegan desde lejos y muy temprano en la mañana.

Por ello, esta iniciativa ha sido muy bien recibida y sus destinatarios han agradecido al párroco, padre Emilio Maldonado, por llevar a cabo esta acción y a los agentes pastorales que voluntariamente realizan este servicio.

Ya son dos meses durante los cuales voluntarias de la parroquia Nuestra Señora de La Merced de Alcones-Marchigüe, entregan a los adultos mayores café o té, mientras esperan el cobro de su pensión.

RETRIBUIR LO RECIBIDO

Los beneficiarios de la Residencia para la Superación de la Santa Cruz, que ejecuta Fundación Caritas Rancagua, con recursos del Ministerio de Desarrollo Social, quisieron retribuir la ayuda que recibieron después de quedar en situación de calle. Por ello, tras organizarse y conseguir reunir una gran cantidad de golosinas, éstas fueron distribuidas en el campamento Los Paltos y la olla común del sector la Dintrans, el campamento 12 de Febrero de Machalí y otra olla común en el sector de La Compañía, para que los niños celebraran su día.

Una de las participantes del programa Residencia, María Antonieta Sánchez, explica que para juntar los dulces y jugos necesarios “nos organizamos entre los compañeros, porque como hemos recibido los bonos (por el Covid-19), cada uno fue haciendo su aporte… algunos pusieron una cuota y otros compraron lo que estaba a su alcance”.

Pero lo más importante es la motivación que impulsó esta iniciativa, que fue la de “intentar retribuir la ayuda que nos han dado a nosotros después de quedar en situación de calle y poder cooperar con un granito de arena para que todos esos pequeños tengan un lindo Día del Niño”, asegura.

Los participantes de la Residencia para la Superación de La Santa Cruz quisieron retribuir el apoyo que recibieron cuando ellos estaban en situación de calle, entregando dulces para los niños de algunas ollas comunes y campamentos de Rancagua.

Diócesis de Rancagua invita a vivir la Solidaridad

 

En agosto, la iglesia chilena celebra el Mes de Solidaridad, en honor a la figura apostólica del Padre Alberto Hurtado.

La diócesis de Rancagua, en el espíritu de crear conciencia de la necesidad de construir entre nosotros una cultura de la solidaridad a través de la práctica de la caridad cristiana, invita junto a la dirección Servicio Regional del Ministerio de Salud a participar de un Conversatorio sobre la “Acompañamiento espiritual a enfermos en tiempos de Pandemia”.

Anuncios

En este expondrá el Pbro. Cristian Catalán Valdivia, presidente Caritas Rancagua; y también participarán el padre José Vergara, Vicario General Obispado de Rancagua y el padre Claudio Godoy, capellán hospital de Rancagua.

Éste se efectuará el miércoles 18 de agosto de 15:00 a 16:30 horas, vía online, con la participación de capellanes de hospitales regionales y sacerdotes que realizan este acompañamiento en la diócesis.

También ese día se hará la Misa Diocesana de celebración Día de la Solidaridad, en la parroquia San Nicodemo de Coínco, que está celebrando sus 150 años de fundación. Ésta se efectuará las 17:00 horas y será presidida por el obispo diocesano, monseñor Guillermo Vera Soto.

La invitación realizada por la Iglesia es a vivir y construir una cultura solidaria y de caridad cristiana, que no dure sólo un día sino todos los días.

 

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios