Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Crece molestia de vecinos y comercios afectados por retrasos en trabajos de carretera El Cobre

Comparte esta noticia

Esta polémica obra que debió ser culminada en diciembre de 2022, mantiene en jaque a los comerciantes que en muchos de los casos han tenido que cerrar, por bajas en sus ventas, mientras que otros podrían ir a la quiebra, ante el retraso del término de este tramo carretero en la capital regional.
Anuncios

Una situación lamentable y momentos aciagos, padecen los vecinos y comerciantes establecidos a todo lo largo y ancho de la Carretera El Cobre, una polémica obra que lleva varios años de ejecución y que ha generado controversias entre las autoridades nacionales, regionales y municipales.

El retraso en los trabajos de esta importante arteria vial, que de manera expedita enlazará a las comunas de Rancagua y Machalí para el tránsito vehicular, hasta el día de hoy, lo que ha dejado es malestar, preocupación e incertidumbre en la población que reside en el sector sur-oriente de la capital regional.

Según información que se maneja, esta obra de tan solo 2,1 kilómetros, y de acuerdo a licitación, cronograma y adjudicación, debió estar culminada en diciembre de 2022, pero hasta la fecha lo que si se conoce es que su avance va “a paso de tortuga”.

Es indiscutible, que este tramo de la Ruta H-25 de la carretera El Cobre, consta de doble vía por ambas calzadas, que hasta la fecha mantiene un alto flujo vehicular, donde confluyen una gran cantidad de establecimientos comerciales y centros de salud, que se han visto afectados por los trabajos.

A un costado de la vía sur se aprecia una importante área comercial, como: bancos, farmacias, clínicas (Isamédica y FUSAT) y supermercados; mientras que, en el lado contrario, automotoras, heladerías, jardín infantil, peluquerías y otros tantos locales que han cerrado, por las pérdidas que le han generado estos trabajos.

En los últimos días se ha observado la presencia de maquinarias para la remoción de escombros y obreros trabajando en la vía, pero los vecinos de poblaciones aledañas, como Villa Los Cántaros, dicen que corren peligro de caminar sobre los escombros y cruzar esta transitada avenida.

Anuncios

También pudimos conocer, que los trabajadores de la empresa encargada de la obra, tienen retrasos en el pago de sus sueldos, al parecer por la situación financiera que está atravesando la contratista para culminar los trabajos de la tan polémica obra vial.

VECINOS EXIGEN CULMINAR LA OBRA

Floridor Pérez Silva, dijo que transita de manera frecuente por esta avenida, ya que de manera frecuente acude a la farmacia, al banco o a las clínicas, “nos afecta muchísimo el peligro de transitar por los escombros y los problemas que presenta la avenida”.

Pérez Silva estima que esta obra se inició hace unos cinco años y hasta la fecha no se ha culminado “que afecta a toda la población y a todos los que transiten”.

“Pienso que ya estaría bueno que las autoridades pertinentes (…) le den punto final a esta situación para todo el mundo”, expresó Floridor Pérez Silva, quien acompañado de su señora intentaba cruzar la avenida, que no cuenta con paso de cebra y mucho menos semáforos.

MIGUEL GOIO: “DESTRUCCIÓN E INDOLENCIA MONSTRUOSA”

Uno de los comerciantes afectados, Miguel Goio, propietario de Heladería Goio, declaró que “en pocas palabras ha sido dramático y eso nos ha afectado tremendamente”, al punto que para poder seguir subsistiendo ha tenido que optar a pedir créditos bancarios y así responder a los compromisos que tiene con sus trabajadores.

“Aquí hay seis familias que dependen de este local, y entonces el nivel de responsabilidad que uno tiene es enorme”, sostiene este pequeño comerciante que se ha visto seriamente afectado por lo tardío en la ejecución de la Carretera El Cobre de Rancagua.

Anuncios

“Lamentablemente la gente que está involucrada en este proyecto, no se involucran en el dolor que esto causa a las personas. Esto duele, ya sea al emprendedor, como a las familias que están detrás de esta situación”, así como también a los vecinos, tener que salir a la calle y ver el nivel del desastre y destrucción.

Sin intención de dramatizar la situación, el angustiado comerciante asegura que esto es un escenario muy complejo, para poder seguir adelante y sobrevivir.

“Es un nivel de destrucción e indolencia monstruosa”, expresó convencido Miguel Goio, el vivir por más de un año los trabajos frente a su modesto establecimiento, que espera puedan seguir adelante.

Mencionó, que otros emprendedores establecidos en el mismo tramo carretero, no tuvieron la posibilidad de optar a créditos de los bancos y han tenido que cerrar.

Además de Heladería Goio, Patagonia Automotriz, Centro Edu-K, Restaurant La Pérgola, una peluquería, entre otros se han visto afectados, por las ventas que han bajado significativamente, producto de la mala vialidad de este tramo de la carretera El Cobre.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios