Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Demandas sociales se asimilan a objetivos 2030

Comparte esta noticia

Anuncios

Cuando se comienzan a enumerar las principales demandas sociales de nuestro país que se han tomado las calles en los últimos meses, vemos que muchas de ellas están contenidas en los objetivos de desarrollo sostenible de las Organizaciones de la Naciones Unidades, lo que demuestra que las personas que han demostrado su descontento no están tan equivocadas y que para lograr un mejor país hay que continuar generando cambios con el fin de lograr un desarrollo mas equitativo y que amplíe el estado de bienestar de la sociedad.

Por ejemplo, entre los objetivos 2030 encontramos en el ámbito de la prosperidad un punto muy relevante que es la reducción de las desigualdades, en su más amplio aspecto, tanto económico como social, un tema esencial para nuestro país que se encuentra entre los rankings con mayores desigualdades económicas y sociales. También este ámbito encontramos metas con relación a la no contaminación, la utilización de energías renovables y la creación o reconstrucción de ciudades y comunidades más sostenibles.

Cuando vemos los objetivos que tienen que ver con el planeta, también encontramos elementos que han sido enunciado en las protestas y que, hoy con el cambio reforma de la constitución debemos analizar e incluir, como son la administración y distribución del agua; protección del clima; cuidado de la vida submarina y generar una producción y consumo responsable con la vida y ecosistemas terrestres.

Para finalizar y, es en este punto, en el cual los objetivos 2030 se asimilan aun más a las necesidades de la sociedad es en el ámbito de las personas, donde los objetivos en los acuerdos internacionales son en primer lugar lograr una salud y bienestar social general, una educación de calidad universal y la igualdad de género.

Como vemos los acuerdos internacionales ya se habían firmado por nuestro país ya casi hace una década, donde las autoridades se comprometían en realizar los cambios respectivos para lograr los objetivos, pero vimos el 18 de octubre pasado, que estos cambios o no se estaban haciendo o eran demasiado lento para muchos chilenos, quienes no están pidiendo nada descabellado, sino que solamente exigen que nuestro país este a la altura de los acuerdos internacionales que buscan generar un planeta bajo un desarrollo mas sostenible.

Hoy tenemos una gran oportunidad a que los cambios que se desarrollen producto de las próximas elecciones de la aprobación o desaprobación de la creación de una nueva constitución, estos puntos están en la mira, que se integren a los diálogos y veamos si nuestra actual carta de referencia los consignan de forma efectiva o que, de una vez por todas, debemos generar una nueva hoja de ruta que incorpore una visión del futuro que queremos con nuevas reglas y con objetivos que vayan a mejorar la vida de todos, en ámbitos tan diversos como los sociales, medioambientales, relacionales y personales, que incluyan claramente los objetivos 2030 pero también los que pensamos para 50 años más. 

Anuncios

Alejandra Sepúlveda

Jefe de Informaciones

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios