Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Tras la prisión preventiva de alcalde de Rancagua, ¿Qué es lo que sigue?

Comparte esta noticia

Anuncios

Primero que nada reiterar que Juan Ramón Godoy aún es, desde el punto de vista legal, inocente. Lo que ocurrió durante la formalización de cargos es la comunicación formal de que está siendo investigado por los hechos que todos conocimos en el relato de la fiscalía. Solo -en esta etapa procesal- el tribunal señaló que existen antecedentes fundados para presumir la participación de los imputados en la comisión de delitos. No está probada ni acreditada aún su participación. Aún es posible que en un eventual juicio oral sean declarados inocentes o incluso que la Fiscalía no persevere en la investigación.

En este sentido -continuando desde lo estrictamente formal- Juan Ramón Godoy sigue siendo alcalde de Rancagua, y solo se está por estos días ausentando de su trabajo, pudiendo retomar sus funciones si eventualmente el tribunal -ante una solicitud de su defensa- decretase alguna otra medida cautelar. Eso salvo que pasen dos cosas: 1) que la ausencia del alcalde supere los 45 días -se cumplen el 25 de mayo- o 2) que el Tribunal Electoral lo destituya del cargo por notable abandono de deberes. Antes de eso no se puede elegir un nuevo alcalde y, por mientras, es el administrador comunal quien para los efectos legales es el alcalde subrrogante y como tal además preside las corporaciones municipales y la concejala Valentina Cáceres es la alcaldesa protocolar. Es decir, sin funciones administrativas, pero representando al municipio en todo tipo de ceremonias, además de presidir el Concejo Municipal.

Así que, por lo menos, por los próximos 44 días será Cristian Pávez -administrador nombrado por Godoy- quien esté al frente del municipio. Sin embargo, puede ocurrir que -pero por una arista política y no legal- este presente su renuncia al puesto, situación posible ya que el mismo Pávez ya puso su cargo a disposición del Concejo.

Sin embargo, aunque se concretase la salida del administrador municipal no se podrá elegir aún a un nuevo alcalde, sino solo en los dos escenarios antes descritos; es decir, una renuncia del actual alcalde(s) solo produciría un cambio de nombres en la subrogancia y no el nombramiento de un nuevo titular.

Lo cierto es que las conversaciones entre los concejales abundarán estos días, porque de entre ellos debe surgir el nuevo alcalde o alcaldesa. En este sentido estamos de acuerdo con lo planteado con Hugo Guzmán en el sentido, si bien es legítimo que cualquier concejal aspire a ser reelecto,  el ideal es que quien sea elegido como alcalde titular renuncie a su derecho a ser candidato en octubre. Solo para no producir un nuevo remplazo en la alcaldía, ya que la ley obliga a los candidatos a suspender su cargo un mes antes de la elección. Y lo golpeada que está la ciudad por toda esta situación nos hace desear una mínima continuidad hasta diciembre, cuando debe producirse el cambio de mando. 

Entonces solo queda esperar,  ya que mientras la institución sigue, las personas pasan. El municipio debe seguir funcionando y ahora con mayores recursos, ya que esta tarde deberían ser depositados los fondos del Royalty. Mucho tendrá que decir el Concejo en el seguro cambio presupuestario que la entrada de estos recursos frescos significarán. Y esto no sólo en Rancagua, ya que las platas del Royalty en diferentes montos y formas llegan a las 33 comunas de la región. Y son de libre disposición del municipio.

Anuncios

Luis Fernando González Vallejos.

Sub Director.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios