Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

A cuatro años de iniciadas las obras de Carretera El Cobre aún están sin concluir

Comparte esta noticia

Problemas financieros de la empresa contratista paralizan por segunda vez los trabajos de ampliación de un proyecto vial clave para la conectividad y el desarrollo económico de Rancagua y Machalí que debió haber concluido su ejecución en diciembre de 2022.
Anuncios

En una verdadera teleserie se ha convertido la esperada ampliación de la Ruta H-27 Carretera El Cobre, un proyecto iniciado a fines de 2020 que prometía unir Rancagua y Machalí con una vía de 2.1 kilómetros de doble calzada que comienza en Avenida Bomberos Villalobos de Rancagua hasta el cruce San Joaquín de los Mayos de Machalí. La obra, que incluye mejoras en empalmes, cruces semaforizados y ciclovías, comenzó su construcción en el segundo semestre de 2021 con una inversión total de cerca de 38 mil millones de pesos y un plazo inicial de 720 días.

Sin embargo, la ejecución del proyecto ha enfrentado múltiples retrasos. En noviembre de 2022, la obra apenas alcanzaba un 30% de avance en el primer tramo, financiado con más de 9.5 mil millones de pesos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR). Las expectativas de concluir la carretera a mediados de 2023 se desvanecieron cuando IMACO, la empresa responsable, paralizó las obras alegando un aumento en el precio de los insumos y solicitando un reajuste de 1.700 millones de pesos al Gobierno Regional, dineros extras que permitirían que las obras de construcción de la primera etapa de la ampliación de la citada vía se reiniciarían y terminarían la mega obra.

SEGUNDA VEZ QUE LA MISMA EMPRESA PARALIZA OBRAS

A pesar de la aprobación unánime del reajuste por parte del Consejo Regional y con el Gobernador Regional, Pablo Silva a la cabeza del CORE en julio de 2023, los problemas persistieron y a principios de junio de este año, IMACO nuevamente detuvo los trabajos.

“Como institución que financia los trabajos en la Carretera El Cobre, estamos tremendamente molestos y disconformes con lo realizado por esta empresa”, afirmó el Gobernador Regional, Pablo Silva. “Nuevamente vemos retrasos en las obras por responsabilidades internas de la empresa, que perjudican directamente a nuestra comunidad. Este proyecto debería estar mucho más avanzado de lo que se aprecia; sin embargo, por problemas financieros que ellos presentan casi todos los meses, se postergan trabajos trascendentales para el desarrollo del proyecto” dijo Silva Amaya.

“LE PEDIMOS QUE ASEGURARAN QUE ESTA OBRA SE VA A TERMINAR”

En esta línea, el Gobierno Regional tuvo una reunión con la Dirección Nacional y Regional de Vialidad, además de otros actores, para obtener información económica de IMACO a fin de solicitar “un informe técnico detallado sobre lo que está ocurriendo con la situación financiera de la empresa, ya que nuevamente nos vemos enfrentados a este tipo de inconvenientes que no hacen más que retrasar el avance de los trabajos, lo cual consideramos inaceptable”, aseguró la máxima autoridad regional.

Silva añadió que “En la reunión con Vialidad, le pedimos que actuara rápido, que aseguraran que esta obra se va a terminar. No queremos que la empresa quiebre, pero necesitamos que haga la obra como corresponde. Hemos intentado muchas veces, con muchas reuniones y varios compromisos de seguir avanzando y eso no se ha dado”.

Anuncios

El Gobernador continuó diciendo “Necesitamos que se tome una determinación pronto, que la empresa siga avanzando. Sabemos que, si se da término de contrato a esta empresa, va a haber un periodo largo sin obras, pero que se defina rápidamente si se van a dar los plazos, pero que la empresa ponga los recursos necesarios para poder trabajar”. Sin embargo, estos mismos argumentos fueron presentados hace un año el Consejo Regional el aumento de presupuesto para la continuidad de la obra.

“HUBO COMPROMISOS DEL DIRECTOR REGIONAL DE VALIDAD QUE CON ESOS RECURSOS LA OBRA IBA A AVANZAR”

Si bien, no es competencia del Gobierno Regional fiscalizar las obras, cuando se aprobaron los 1.700 millones de pesos para inyectar nuevos recursos para finalizar los trabajos Silva Amaya estaba a la cabeza como gobernador, por lo que le consultamos si cree que hay responsabilidad de parte del Gobierno Regional en la materia, “Cuando dimos ese reajuste, que fue un decreto del Ministerio de Obras Pública, lo concedimos al Consejo Regional quien dio algunas exigencias con respecto a eso y hubo compromisos del Director Regional de Validad que con esos recursos la obra iba a avanzar. El Consejo podría haberse negado, pero con el fin de que la obra continuara, aceptó ese reajuste que está fuera del contrato original. Creíamos que con esas condiciones se podía terminar el contrato lo más posible. Ha pasado un año y no se ha concretado, y esa es la explicación que queremos pedirle al director nacional de Vialidad”, remarcó Pablo Silva Amaya.

Al ser consultado si le entregaron recursos a una empresa que no tenía respaldo económico para ejecutar obras de esta magnitud, indicó la primera autoridad regional indicó que “Lo que nos dice el Ministerio de Obras Públicas es que correspondía ese reajuste, ellos hicieron el decreto y ellos son los que tienen que controlar que efectivamente esta obra avance, pedir la garantía, hacer los estados de pago, controlar la obra, tener un inspector fiscal en la obra para que esto suceda y eso no sucedió”, se defendió el gobernador.

A lo que el jefe de la división de presupuesto e inversión regional del Gobierno Regional, Luis Fuentes, sumó que “este fue un proyecto formulado por la Dirección de Vialidad, que fue apoyado por el Gobierno Regional que dispuso los recursos financieros para que este proyecto se pudiera ejecutar y se mandató a la Dirección de Vialidad para que entraran en el proceso licitatorio. La Dirección de Vialidad licitó, adjudicó, contrató esta obra y mandó los antecedentes a Contraloría para que tomara razón de ese contrato que les da las facultades de controlar y fiscalizar el avance de la obra, de autorizar los pagos que nos hacen llegar. De dar los aumentos de plazo, las paralizaciones, fijar las multas, y si ellos quisieran finiquitar el contrato”.

VA EL DOBLE DEL TIEMPO EN OBRAS Y UN PRIMER TRAMO INCONCLUSO

En este contexto, Silva Amaya expresó su frustración por los continuos retrasos “Estamos muy molestos, sobre todo por la comunidad, que necesita la vía, comerciantes, colegios, clínicas, esto no da para más. Ya se ha ampliado el plazo a casi el doble de lo estipulado, había 600 días iniciales de plazo, van 1.140, y aun así falta mucho por terminar”.

La autoridad regional indicó que “este viernes vamos a conversar con el director nacional que nos dé una respuesta, que nos diga si efectivamente esta obra va a continuar y hay posibilidades de concretar lo antes posible. Nos interesa una solución rápida para la comunidad, para los alumnos que estudian en esos colegios, para los comerciantes que están ahí y para miles de personas que transitan diariamente en Machalí y Rancagua”.

Anuncios

Consultados sobre el avance del proyecto, la Seremi de Obras Públicas de O’Higgins y su Dirección de Vialidad como Unidad Técnica, después de insistentes llamadas y mensajes a la repartición pública, hasta el cierre de esta edición no se refirieron al tema, a pesar de la importancia de restablecer la continuidad de un proyecto vial clave para la conectividad y el desarrollo económico de Rancagua y Machalí.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios