Home » Destacada » Therius Gelin: Médico haitiano hace beca de especialidad en el Hospital Regional y sirve de intérprete

Therius Gelin: Médico haitiano hace beca de especialidad en el Hospital Regional y sirve de intérprete

Therius Gelin (35 años) es un médico haitiano que está realizando la beca de especialidad de Medicina Interna en el Hospital Regional. También, cuando se le requiere, sirve de intérprete para ayudar a la comunicación entre sus compatriotas que llegan al centro asistencial y el personal de salud.
Esta es su historia:“Estudié Medicina en República Dominicana. Una vez que terminé me devolví a Haití; hice servicio social durante un año porque así lo establece la ley y después se obtiene la licencia para trabajar. Luego de eso trabajé en un programa de atención primaria en Haití y de ahí, viendo las opciones de la especialidad, decidí venir a Chile.
Elegí Chile porque en Haití uno sabe que es un país estable, que tiene un nivel educativo muy avanzado en comparación con otros países de la zona, sobre todo a nivel universitario.
Llegué en abril porque gané una beca por la Universidad de Santiago y el campo clínico es el Hospital Regional de Rancagua. La beca de Medicina Interna dura tres años y una vez que la termine tengo que devolver seis años al Servicio.
Desde que llegué a Chile me han tratado súper bien. Estuve en Chiloé, en Santiago y ahora acá; la experiencia ha sido muy satisfactoria”.

 

 

– ¿Qué le parece que vengan tantos haitianos a Chile?

– En parte tiene que ver con la situación política muy compleja que tenemos en Haití, no hemos tenido estabilidad en los últimos 30 años. Por la crisis que había en Haití en el 2004, fuerzas de la ONU fueron para allá. Dentro de las fuerzas estaban las chilenas, que eran una de las más valoradas, lo que dio pie a que tuviéramos un contacto cultural con Chile y de ahí empezamos a informarnos más de Chile. Averiguando, se ve que es un país que tiene un estado de derecho consolidado, una economía consolidada; condiciones que hacen que migren los haitianos. Igual por los antecedentes de convenios que hay entre Chile y Haití, donde no se necesita visa; creo que eso favorece que vengan tantos haitianos.
En gran parte la sociedad y el Estado han sido de gran ayuda, igual las municipalidades, todos han hecho un gran esfuerzo para recibir a los haitianos. Eso hace que corra la voz que acá hay trabajo, nos tratan bien; creo que son factores de que vengan tantos haitianos.

 

 

– ¿Ha visto enfermedades distintas a las que hay en su país?

– Aunque Chile en sí no es un país desarrollado, tiene el perfil epidemiológico de un país desarrollado, en que las enfermedades más frecuentes son las mismas que en Estados Unidos, Canadá, Francia y otros, como diabetes, hipertensión, patologías cardiovasculares.
Comparando, en Haití y República Dominicana son más prevalentes las enfermedades infecciosas. Tiene que ver con el tema salubridad, el acceso a agua potable. Me han contado los profesores que hace 30 años había en Chile muchos casos de tifoidea y otras enfermedades infecciosas, pero con el acceso a agua potable y el desarrollo que ha tenido Chile eso va cambiando a otro perfil de más enfermedades crónicas. Acá se ven más enfermedades cardiovasculares y en Haití más enfermedades infecciosas, aunque igual hay cardiovasculares.

 

 

– ¿Cómo es la experiencia de servir de intérprete o traductor?

– Para mí personalmente es un agrado, lo hago naturalmente y siento que estoy aportando en algo. Me imagino al colega que tiene que tratar de sacar información en un idioma que el paciente no habla ni entiende. El personal de salud está haciendo un esfuerzo muy grande; como haitiano que estoy acá, si puedo ayudar con un granito de arena en traducir, para mí es un agrado.

 

 

– ¿Cuál es la reacción de los pacientes haitianos cuando aparece usted como traductor?

– Les da la sensación de estar en casa, se sienten más acogidos; a veces tienen más confianza para contar cosas.
En Haití estamos pasando por situaciones complejas, políticas, económicas. En Chile, creo que los haitianos que han llegado se sienten bienvenidos; y acá hay una sociedad tolerante, estado de derecho, si a un inmigrante le pasa algo tiene el mismo derecho que un chileno.
Esas son cosas que uno valora. A los hospitales llegan haitianos que no tienen Rut e igual le dan atención; ningún haitiano ha sido rechazado por estar ilegal o con visa de turista. En otros países más desarrollados no es así; un inmigrante se enferma y puede morir en la puerta del hospital sin recibir atención.
A pesar de las diferencias culturales, acá he visto una apertura para recibir otra gente distinta. Al final somos los mismos seres humanos, la migración es parte de la historia, siempre ha habido movimiento de gente. La sociedad y el Estado está respondiendo de una manera adecuada para recibirnos acá en Chile. Ojalá siga así. Yo estoy muy agradecido.

 

Comentarios

Comentarios

Sobre Luis Fernando Gonzalez