Connect with us

Hi, what are you looking for?

Deportes

La década de gloria para “La Celeste”

El conjunto rancagüino logró dos títulos, perdió dos finales y también sufrió la partida de 16 fanáticos que seguían el equipo a todas partes.

Ricardo Obando

Anuncio Publicitario. Continua Bajando

Nadie puede negar que, en la historia de O’Higgins de Rancagua, la década de 2010-2019 fue la mejor. Dos títulos engalanan sus vitrinas, dos más pudieron llegar que se le escaparon de las manos, pero también los celestes se vieron marcados por la pérdida de “Los 16”.


Los años pasaron rápido, como un abrir y cerrar de ojos. Con una institución que venía de algunos años de administración privada, poco a poco iba tomando recobrando protagonismo en los campeonatos nacionales.


La campaña que lideró Jorge Garcés en 2006, y que culminó con el escandaloso arbitraje de Rubén Selman en la semifinal de aquel año, privó a los rancagüinos se jugar una merecida final. Luego, con Jorge Sampaoli a la cabeza, el conjunto celeste mostraba credenciales, pero no las suficientes para conseguir un logro importante.


Tras eso, pasaron varios años hasta que llegó la revolución. En 2011, con Ivo Basay al mando, nuevamente llegó una semifinal. Esa vez, la perdió sin apelación contra la Universidad de Chile. Pero, la contratación de Eduardo Berizzo como DT a comienzos de 2012, trajo réditos muy rápido.
El equipo alcanzó su primera final, y estuvo muy cerca de ganarla. Tras vencer en Rancagua a los azules, errores arbitrales -esta vez de Enrique Osses- no le permitieron festejar el 2 de julio en Santiago, pese a que tuvo la oportunidad de superar a la U en los penales.

Anuncio Publicitario. Continua Bajando


La pena por caer estando tan cerca de la gloria, fue un duro golpe para el segundo semestre de aquella temporada, ya que el conjunto no tuvo un buen cierre de año. Eso sí, ya pensando en 2013, Berizzo apuntó el concurso de Pablo Calandria, Braulio Leal, Paulo Garcés, Gonzalo Barriga, Mariano Uglessich y otros elementos que potenciaron a la escuadra que culminó cuarta en el “Transición”, pero la campaña tuvo un dolor que siempre se recordará en el alma de Rancagua. El 9 de febrero, en Tomé y tras una victoria frente a Huachipato en Talcahuano, 16 hinchas perdieron su vida en un accidente carretero en la Cuesta Caracoles. Aquel hecho, lamentado no solo por la ciudad entera, sino que por el fútbol chileno en general, fue un aliciente para que aquel equipo hiciera historia unos meses después.

DOS VUELTAS OLÍMPICAS

Torneo de Apertura 2013-2014. Una campaña perfecta, donde agregaron a Pedro Pablo Hernández al medio terreno, llevó a los rancagüinos a disputar palmo a palmo la cima de la tabla contra la Universidad Católica. Cuando parecía que los Cruzados festejaban en La Calera, el tanto agónico de Calandria en Talca (para el 3-4 final), llevó la definición al estadio Nacional, para aquella gloriosa tarde del 10 de diciembre.


Con más de 40 mil personas en las gradas (15 mil de ellos celestes), el equipo de Berizzo se impuso por la cuenta mínima con el tanto del “Tucu” en los 34’. Allegó a las vitrinas celestes su primera copa y le significó además volver a la Copa Libertadores de América.

Anuncio Publicitario. Continua Bajando


Aquel insuperable equipo, que tuvo una formación que aún se podría recitar de memoria (Paulo Garcés; Yerson Opazo, Julio Barroso, Mariano Uglessich, Alejandro López; César Fuentes, Braulio Leal, Pedro Pablo Hernández; Luis Pedro Figueroa, Gonzalo Barriga y Pablo Calandria), dejó marcada su huella en la historia rancagüina.


Además, en 2014, la escuadra volvió a dar una vuelta olímpica. En la final de la “Supercopa” contra Deportes Iquique en San Carlos de Apoquindo, Berizzo y los suyos nuevamente se impusieron, este vez por penales, con Roberto González como figura.


Dos títulos y una final perdida se acumulaban en los primeros años de la década, con un “Toto” que dijo adiós para emigrar a España (hoy en la Selección de Paraguay). De ahí pasaron directores técnicos como Facundo Sava y Pablo Sánchez que no pudiendo repetir las actuaciones de su antecesor, pero había un capítulo más, y que pudo culminar en fiesta. El 30 de abril de 2016, en casa, el equipo que dirigía Cristián Arán llegó al último partido del torneo como líder, y con una victoria lograría un nuevo campeonato. Pero la Universidad de Concepción fue su verdugo venciendo por 1-2, resultado que le dio el título a la UC.


Desde ahí, la institución rancagüina no pudo apuntar una campaña feliz, ni menos lograr un título como lo hizo en las temporadas antes citadas. Es más, culminó la década en la medianía de la tabla tanto en 2018 como en 2019, con pasos frustrados en el banco tanto de Gabriel Milito, Mauricio Larriera y Marco Antonio Figueroa.

Anuncio Publicitario. Continua Bajando

FUERON AÑOS HERMOSOS

Dos protagonistas de los mejores años de O’Higgins -hoy retirados de la actividad- hablaron con El Rancagüino. Uno de ellos hoy sigue en el club, pero con un cargo directivo.


Pablo Calandria, que en 179 partidos con “La Celeste” marcó 79 tantos (23 de ellos de penal), expuso que estos años, para todos quienes participaron del proceso, fueron hermosos.
“Esos seis años para mi fueron los mejores de mi carrera futbolística. Nunca me sentí como lo fue acá en O’Higgins”, comentó el goleador.


El hoy gerente deportivo, recordó que el proceso que los llevó a dos títulos, se inició en La Gamboina, pero que de ahí en adelante, “todo ha evolucionado para mejor”.
Es más, señaló que, “fueron años maravillosos, exitosos, pero en líneas generales, siento que fuimos un equipo protagonista”.


Respecto a Berizzo, recordó que, “él arranca con ese inicio espectacular, donde pierden esa final. Luego el segundo semestre le termina costando, y ahí es donde él había detectado que necesitaba gente de experiencia, que viniera con hambre y ganas. Entonces vinimos Braulio, Mariano y yo, con 30 años, para tratar de formar esa columna con la base que ya venía con una línea de juego”, y que, “cada año se fue mejorando, trabajando en conjunto tanto Eduardo con los dirigentes, y creo que fue un gran acierto de todos, en base a que fueron viendo las falencias del equipo y las detectaron bien, saliendo todo como ellos planeaban”.

Anuncio Publicitario. Continua Bajando


En tanto, Gonzalo Barriga recalcó que, “el 2012 fue cuando llegamos acá con una mochila llena de ilusiones y sueños, porque se estaba generando todo”, y que, por esos años, “había un cuerpo técnico de primer nivel, el compromiso era total de los jugadores, la voluntad que se ponía en cada entrenamiento. Todos sabíamos que el que jugaba, era el que estaba mejor, todos luchábamos por ester en el equipo titular”.


Para el “Ingeniero”, hubo un partido clave, y no precisamente fue el disputado en Talca el que los llevó a definir el título. “Me acuerdo de muchas cosas importantes, como con La Calera, cuando no salía el partido. Lo supimos manejar, y salió el gol del Tucu de cabeza”, dijo.


Para cerrar, agregó que, “es bonito el hecho de que nosotros pudimos haber logrado ese objetivo, el quedar en la historia del club. Me encanta que el club siga creciendo, que lleguen más títulos y más historias por contar, ya que se lo merece”, y que ojalá pronto “vengan nuevos títulos y nuevas glorias”.

PALABRAS DEL CAPITÁN

Anuncio Publicitario. Continua Bajando

Finalmente, la voz del dueños de la jineta. Braulio Leal fue uno de aquellos refuerzos que sumó Berizzo a su proceso y además el primero en levantar una copa con la camiseta de O’HIggins. Esos años, dijo, “me ponen feliz, orgulloso, de haber participado en ese equipo, y de haber sido el primer jugador en la historia del club en levantar una copa. En mi corazón tiene un lugar muy especial”.
Con emoción, Leal apuntó que, “creo que fueron momentos lindos para la ciudad en general, para la región. Para O’Higgins, desde el 2011 hasta la fecha, ha sido lo más exitoso en la historia de club, en cuanto a títulos y competitividad. Afortunadamente me tocó estar varios años y recuerdo con mucha alegría el haber podido obtener las cosas que ganamos».


Es más, destacó que cuando él estaba en Unión Española, “me llamó Eduardo (Berizzo) para hacerme parte del club, me dice que mi responsabilidad era potenciar un equipo que tenía una buena base futbolística, y llegamos jugadores grandes, que habíamos tenido mucha historia y esa fue su idea”.


Es por eso que, todo lo vivido, recalcó, “me llena de orgullo, para mi lo más importante es haberme ganado el respeto de la gente. Quizás por mi carácter no soy el más querido, pero al final me terminé ganado el respeto y en Rancagua no fue la excepción, ya que la gente me lo recuerda en twitter”.

Anuncio Publicitario
Anuncio Publicitario

Relacionadas

Sin categoría

Fernando Ávila F. Fotos: Marco Lara   Día lunes en Rancagua, a nivel nacional se siguen sumando personas contagiados con Covid-19, y también nuevas...

Sin categoría

Según el estudio epidemiológico los trabajadores que viajan en un bus no deben realizar cuarentena debido a las medidas de protección que lleva la...

Comunas

En la mañana de ayer en el sector Puente Negro amaneció con barricadas, en las redes sociales los habitantes de la localidad costera señalaba...

Coronavirus

Tras reunión en la que participaron el Jefe de la Defensa Nacional para la región, y los alcaldes de Las Cabras, Pichilemu, Navidad, Litueche...

Anuncio Publicitario